Dimite el concejal del del PP en Valverde del Majano, Rafael Casado

356

El concejal y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valverde del Majano, Rafael Casado, ha decidido abandonar la política y presentar su dimisión como miembro de la Corporación municipal. En su renuncia al cargo alega motivos de salud, por lo que tras hacerse efectiva la dimisión será sustituido por el siguiente miembro de la lista de los populares, José Andrés Llorente Ayuso.

La salida de la Corporación municipal se ha producido en la misma semana de la convocatoria y celebración del pleno extraordinario municipal para la elección de alcalde, una vez que la anterior, Carmen Gómez Elices, de Ciudadanos, también presentó su dimisión.

Precisamente Carmen Gómez Elices (Cs) accedió a la Alcaldía el pasado 15 de junio con el apoyo de los concejales del PP. Pero las discrepancias entre ambos grupos políticos han llevado a la dimisión de los dos cabezas de lista. Carmen Gómez presentó su renuncia 20 días después de hacerse con el bastón de mando. Rafael Casado, que ocupó la Alcaldía de Valverde hasta 2015, lo hizo ayer.

Así las cosas, el pleno que tendrá lugar hoy jueves para elegir nuevo alcalde, supondrá casi con toda probabilidad el nombramiento del candidato del PSOE, y también senador, Javier Lucía, que había ocupado el cargo de alcalde en la última legislatura.

La dimisión de Rafael Casado se ha hecho a la vez que ha difundido una carta entre los vecinos en la que explica los motivos que le han llevado a renunciar al acta de concejal. Pero también aprovecha para criticar a la ya exalcaldesa de Ciudadanos de no mantener el pacto para “cambiar el rumbo” del Ayuntamiento, y la advierte de que tendrá “su parte de responsabilidad” en el devenir del pueblo en los próximos cuatro años.

 

carta difundida por Rafael Casado a sus vecinos

Con esta carta quiero despedirme de mis vecinos y de mis compañeros de partido.
Me despido de la política. De ese maravilloso mundo que permite trabajar por los demás, que permite hacer cosas para la comunidad y dar sentido al esfuerzo que requiere para todo buen político. Lo hago por motivos de salud, como muchos de vosotros sabéis.
Me voy con sabor agridulce porque por un lado miro atrás y compruebo las cosas que he podido hacer durante el tiempo en el que mi equipo estuvo gobernando en este municipio. Ahora existen una serie de servicios, instalaciones, parques, grandes empresas, e incluso cierto prestigio… que no existían cuando empecé a trabajar por mi pueblo.
Me voy con cierta tristeza porque no he podido continuar ese proyecto de mejora del pueblo, de traer nuevas cosas de las que se beneficiarían todos mis vecinos, independientemente de su ideología o de sus relaciones de amistad.
Quiero agradecer de corazón el trabajo realizado por todas las personas que trabajaron a mi lado durante todo este tiempo así como también a los vecinos de Valverde por su incondicional apoyo.
En el verano de 2018 se empezó a trabajar en la lista de candidatos para las elecciones municipales del año siguiente en la que formaba parte la que posteriormente fue candidata de Cs, habiendo sido ella quien propuso en febrero de este año la realización de dos listas para así poder desbancar al PSOE del Ayuntamiento.
Los votantes de Valverde nos pidieron un cambio el día de las elecciones municipales. Una mayoría votó a PP y a Ciudadanos, que representábamos el cambio. Juntos, los dos partidos, debíamos haber llevado a cabo ese cambio que nos encargaron a través de las urnas. Así lo entendimos desde el PP e intentamos negociar con Cs para sumar una mayoría que diera estabilidad al Ayuntamiento y así llevar a cabo los proyectos.
Entre otros presentamos al equipo de Cs la posibilidad de hacer una importante inversión de más de 3 millones de euros en el pueblo, a través de una inversión privada siendo el PP quien gobernaría mediante un acuerdo por el plazo, de al menos un año y medio, esto no les interesó en ningún momento, querían la Alcaldía. Del mismo modo propusimos trabajar juntos para sacar adelante el Area Industrial Europa.
En cualquier acuerdo entre las partes, éstas deben ceder, y nosotros ofrecimos varios planteamientos, incluso lo máximo que se podía ceder: la Alcaldía ¿qué más se puede pedir? Eso supone dar todo el poder a quien ostente el bastón de mando.
Por nuestra parte solo pedimos que las Concejalías fueran otorgadas al 100% (en su gestión y control) y formar parte de Consejo de Administración del Centro Residencial OTERUELO, S.L. Lo cual nos fue negado en todo momento.
Pero bien por sentirse incapaz o, más seguramente, por presiones de su propio grupo, la han impedido ejercer ese poder a quien ya era alcaldesa.
Podíamos habernos sentado de nuevo a negociar, pero desde Ciudadanos no se ha querido.
Con la Alcaldía en la mano podía dar o quitarnos las concejalías que quisiera y cuando quisiera.
Es curioso que se opusiera a darnos las concejalías en las mismas condiciones que ella había pedido en sus largas negociaciones con el PSOE.
Pero la entonces alcaldesa encontró la excusa perfecta para mirar a otro lado y echar balones fuera diciendo que nosotros éramos el problema, que éramos los culpables y que ella no podía gobernar en minoría.
En el próximo pleno, el PSOE la demostrará que se puede tener la Alcaldía estando en minoría. La ambición política personal del nuevo alcalde supera al temor a gobernar en minoría. A ellos no les importa que pasen los años sin ninguna inversión ni mejoras en el pueblo.
Los vecinos tendrán otra legislatura con más de lo mismo: cuatro años de inacción, de ninguna inversión, de calles sucias, de mala gestión, de parques y jardines asilvestrados, de mucho bombo y poca melodía, y los vecinos sin poder votar hasta dentro de cuatro años.
Pero será Cs quien tendrá su parte de responsabilidad de esa situación, no en vano media hora antes de presentar su dimisión estuvo reunida con el portavoz del PSOE seguro que buscando una nueva negociación personal, bien ahora o más adelante.
Dimos a Cs la oportunidad de cambiar el rumbo del pueblo. Nosotros no éramos el problema; éramos el apoyo que necesitaban, o bien que Cs nos apoyara a nosotros, pero tampoco lo han querido. Por respeto a los vecinos que nos han votado, debíamos haberlo intentando entre todos. Sobre todo Cs también debía haber puesto de su parte, pero no lo ha hecho.
Si yo, Rafael Casado, era el problema como me han dicho en las reuniones, ahora ya me retiro. Dejo el campo libre. Espero que recapaciten en esta nueva travesía del desierto que va a ser esta legislatura.