Diez años de éxitos en el Refugio de Rapaces

WWF celebró en Madrid el 35 aniversario del Refugio de Montejo de la Vega, que desde el año 2000 cuenta con el apoyo de la Obra Social de Caja Madrid.

2

El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, presentó esta semana en la Casa Encendida de Madrid el acto de celebración del 35 aniversario del Refugio de Rapaces de Montejo de la Vega, que desde el año 2000 cuenta con el apoyo de la Obra Social de Caja Madrid. Se trata del primer ejemplo de custodia del territorio en España, impulsado por Félix Rodríguez de la Fuente en 1974. Tras la proyección de un breve vídeo documental sobre la historia del proyecto, tuvo lugar la presentación del informe “Refugio de Montejo: 35 años de historia y una década de gestión con Obra Social Caja Madrid”.

La presentación del documento sobre el Refugio hace un completo repaso a los espectaculares resultados de conservación obtenidos en los últimos 10 años. La última década ha consolidado el trabajo que se viene realizando desde los años 70, con la restauración de diversos hábitats forestales y la protección de algunas de las especies más amenazadas de España, como el buitre leonado, el alimoche o la nutria.

El Refugio cuenta hoy en día con una colonia de buitre leonado que supera los 1.000 ejemplares. Por otra parte, desde 2004 se ha logrado frenar el vertiginoso descenso de las poblaciones de alimoche. Para mantener el buen estado de salud de los depredadores y aves carroñeras es necesario garantizar un aporte suficiente de alimento. Por esta razón, WWF trabaja manteniendo las poblaciones de especies cinegéticas, con acciones como la instalación de bebederos y comederos para perdiz o la construcción de majanos y siembras para conejo.

Además, para conservar el hábitat de estas especies en el mejor estado de conservación posible, se ha trabajado activamente en tareas de restauración forestal con la plantación de más de 15.000 árboles y arbustos autóctonos, en la que han participado un gran número de personas. Durante la última década han pasado por el Refugio más de 7.000 niños, jóvenes y adultos en programas de voluntariado, educación ambiental y visitas escolares. Tras la presentación, expertos en conservación debatieron los principales problemas que sufren las aves rapaces en España, como la falta de alimento, los tendidos eléctricos o el veneno y los retos futuros del Refugio. Este espacio sirve como laboratorio de pruebas, en el que WWF analiza distintas iniciativas de conservación, para luego aplicarlas en otros espacios.