El alcalde de Nava, Juan José Maroto, fue el encargado de entregar el premio al poeta Diego Vaya. / Amador Marugán
Publicidad

El poeta sevillano Diego Vaya, ganador del XVII Premio Internacional de Poesía ‘Jaime Gil de Biedma y Alba’, que convoca el Ayuntamiento de Nava de la Asunción, cumplió con su deseo de conocer la ciudad de Segovia y degustar el cochinillo y el ponche segoviano antes de llegar a recorrer los rincones de esa Nava que Gil de Biedma inmortalizó en su obra. Le hubiera gustado recorrer ciudad y pueblo luciendo su camiseta preferida de Clint Eastwood, pero la diferencia de temperatura entre Sevilla y Segovia le dejó con las ganas.

Lo que sí consiguió el autor del poema ganador ‘Man wiht no name’ (el hombre sin nombre), fue interesar a los asistentes al acto de entrega de este premio con la disertación que realizó sobre las sensaciones que le llevaron a construir este trabajo poético que engendró tras una sesión cinematográfica que se autodedicó una tarde de agosto, a 45 grados de temperatura, viendo esa trilogía del western de Sergio Leone (‘Por un puñado de dólares’, ‘La muerte tenía un precio’ y ‘El bueno el feo y el malo’), con Clint Eastwood como protagonista principal, que le llegó a impactar y fascinar hasta llegar a la reflexión de que el cine y la poesía mantiene un estrecha relación y de “hecho hay grandes poetas que son muy cinéfilos y han escrito mucho sobre el mundo del cine como nuestro amigo Joaquin Pérez Azaústre”, mantuvo.

Una ‘trilogía del dólar’, que también da título a su poema bajo el seudónimo de Clint Eastwood, con la que intentaba reflexionar sobre si Sergio Leone “quiso hacer ese tipo de cine que en día fue denostado y hoy se considera maravilla porque tiene escenas verdaderamente memorables y este poema habla sobre eso; las oportunidades que ganamos o vamos perdiendo en la vida, como de pronto se nos pasa una oportunidad y la aprovechamos o no la aprovechamos”, señaló y como sentencia en parte de sus versos: “No es Rubio, ni Tuco, ni Sentencia. Es el duelo final de cualquier hombre: lo que pudo haber sido y nunca fue, lo que ya no será, lo que ha perdido, Leone lo reconoce. Pero no recuerda ni su nombre. Es una sombra, polvo, tiempo gastado. Y su reflejo”. Un poema ‘Man wiht no name’, para su autor se representa en Clint Eastwood ya que en la película ‘El bueno, el feo y el malo’ es el “hombre sin nombre, que Leone podía haber puesto nadie, pero eso hubiera sido imitar a Homero en la Odisea, sin embargo el hombre sin nombre no es nadie y podemos ser todos”, mantuvo tras comentar que su composición inicial contenía muchos versos más dada su tendencia a escribir poemas largos, de hasta cuatrocientos o quinientos versos pero en esta ocasión consideró que lo debía condensar y se mostraba satisfecho de haber acertado y de haberse decidido a presentarlo casi a última hora del cierre de la convocatoria.

Se mostró agradecido por la concesión, que en un principio ante la llamada del coordinador del Premio, Francisco Ruiz de Pablos, para notificárselo, pensó que era alguna broma de algún amigo.
Diego Vaya apuntó que también influye la suerte cuando te conceden un premio a lo que Ruiz de Pablos contestó que “en este caso triunfó la calidad de entre los 316 presentados a concurso, dicho sea en honor de la objetividad que nos caracteriza y de la que queremos presumir”, apuntó.
Un premio poético para este profesor licenciado Filología Hispánica, que se suma a los obtenidos a otros como el ‘Vicente Nuñez’, ‘el Adonais’ y los de poesía y novela de la Universidad de Sevilla. Una proyección literaria que tanto para el presidente del jurado, Fernando Romera, como para el vocal del mismo David Ferrer se intuía fructífera porque tenía una voz absolutamente personal de la que en un futuro saldrán más libros y buenos poemas. A su vez los componentes del jurado hicieron mención al paso del tiempo de este premio poético que alcanza ya la decimoséptima edición y representa ya una referencia literaria no sólo en el panorama español, sino también a nivel internacional como lo avalan las obras que llegan desde Europa y países latinos.

Diego Vaya tras la lectura del poema galardonado recibió el premio de los 2.000 euros con los que está dotado y que financia en exclusiva el Ayuntamiento de Nava de la Asunción. Acto que también contó con la presencia del coordinador del otro premio de Gil de Biedma que convoca la Diputación Provincial, Gonzalo Santonja y del diputado nacional José Luis Aceves.