Jóvenes vecinos de Fuentepelayo durante el paseo por la naturaleza.
Jóvenes vecinos de Fuentepelayo durante el paseo por la naturaleza. / E.A.
Publicidad

La Biblioteca Pública de la Fundación Caja Cega celebró por todo lo alto su día festivo. Desde el año 1.997 esta biblioteca conmemora cada 24 de octubre el denominado ‘Día de la Biblioteca’ que es un recuerdo universal a la tragedia acaecida en Sarajevo con motivo del conflicto balcánico en el que un incendio asoló su célebre biblioteca allá por el año 1992.

La actual y recientemente nombrada nueva bibliotecaria (Nati Torrego) diseñó para esta jornada una actividad educativa y ociosa, a la vez, en la cual se produjo una perfecta simbiosis de educación en valores a través del conocimiento y disfrute de la naturaleza.

Más de una treintena de escolares de educación infantil y primeros niveles de primaria respondieron a la llamada. A través de un paseo por el parque de los ecosistemas segovianos ‘Popayán’, los niños y niñas del colegio siguieron las lecciones magistrales impartidas por el biólogo Jorge Fernanz en torno a aspectos cotidianos de vital importancia, que en la mayoría de las ocasiones pasan desapercibidos para la mayoría de los mortales.

Los chavales descubrieron sobre el propio terreno las virtudes terapéuticas de algunas plantas, conocieron curiosidades de la medicina casera a través del uso de ‘pócimas’ usadas por nuestros antepasados y aprendieron a diferenciar las especies arbóreas con el fácil análisis de sus hojas.

La excelente climatología ayudó al cumplimiento de los objetivos, al igual que la colaboración prestada por Nati Navares, recientemente jubilada en su tarea de directora de la aludida biblioteca. También hay que reseñar la presencia activa de algunas madres de los propios escolares. En el Parque ‘Popayán’ se encontraron tres generaciones distintas con una única intencionalidad.

Después de una intensa jornada de alto contenido didáctico y pedagógico, los niños y niñas del lugar (acompañados de otros procedentes de lugares cercanos a Fuentepelayo) se encargaron de recoger una selección de hojas y frutos esparcidos por el suelo del parque para discernir los mismos en función de las explicaciones recibidas.