Publicidad

La Guardia Civil detuvo a un individuo acusado de fraude eléctrico en la localidad de Villacastín, a través de la presunta alteración de los contadores de unos pisos destinados a vivienda y a otros usos.

Esta persona fue interrogada y después puesta a disposición judicial, quedando en libertad con cargos. Se da la circunstancia de que esta persona, un “manitas”, según distintas fuentes, es el marido de uno de las guardias civiles de la comandancia de la localidad segoviana y que uno de los contadores alterados presuntamente es el de su vivienda.

El asunto está ahora en investigación judicial, en el Juzgado de Santa María la Real de Nieva, que es el competente por razón de la ubicación, no descartándose que el caso implique a otras personas, dependiendo del curso de las investigaciones. Al afectar a personal de la Benemérita bien de manera directa o a título lucrativo está abierta una investigación interna, de tipo administrativo, que pudiera también afectar al cargo inmediatamente superior y comandante del puesto.