Billetes 200 falsos
Billetes de 200 euros falsos ocultos en una caja de madera. / GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil de Segovia ha detenido a una hombre de 46 años como presunto autor de un delito de falsificación de moneda y efectos timbrados al ser sorprendido con 10.800 euros en billetes de 200 euros falsos, durante un control de tráfico realizado en el término municipal de El Espinar.

El hombre, de nacionalidad camerunesa y vecino de Torrejón de Ardoz, fue interceptado por la Guardia Civil en un dispositivo de prevención del tráfico de drogas. Durante el comprobación del vehículo, un Toyota Corolla de color gris, los agentes pudieron observar una maleta negra de grandes dimensiones en el maletero. En su interior se ocultaba una caja de madera de gran peso, cerrada con un sistema de tornillos en todo su perímetro.

Al abrirla, los agentes pudieron observar la presencia de una tira de papel en la que estaban impresos billetes de 200 Euros, aparentemente falsos. En total, la caja de madera contenía 54 billetes por un valor de 10.800 euros. El resto de la caja estaba rellena de folios de color blanco, y también fueron hallados varios pares de guantes de látex, herramientas para cortar papel, una botella de disolvente, así como una pequeña ampolla con el mismo producto, todos utensilios utilizados para trabajar el papel timbrado.

Por todo ello, los agentes procedieron a la detención del conductor como presunto autor de un delito de falsificación de moneda y efectos timbrados, que junto las diligencias policiales fue entregado en el Juzgado de Guardia e Instrucción nº 2 de Segovia.

Modus operandi

Según ha informado la Dirección General de la Guardia Civil en una nota, estas personas hacen creer a sus víctimas que multiplican el dinero como por arte de magia. La persona timadora capta a la posible víctima entablando conversación con ella hasta obtener su confianza. Relatan que disponen de grandes cantidades de dinero que han tenido que sacar de forma clandestina de su país y que los billetes se han ocultado bajo una capa de tinte blanco o negro, que desaparece con una operación tan simple como limpiar cuidadosamente el papel con un producto líquido tipo disolvente.

Otra versión del engaño consiste en demostrar que poniendo un billete real entre dos papeles blancos, con el líquido disolvente y por efecto de la emulsión, se convierten en nueva moneda.