Cristal roto en el CEIP La Villa./ c.n.
Publicidad

El CEIP La Villa aparecía ayer lunes con varios desperfectos que alertaron al equipo docente de que este fin de semana, las instalaciones escolares sufrieron un allanamiento. Efectivos de Policía Local y Guardia Civil investigan cuándo y cómo han entrado en el colegio, a sabiendas de que pudo ser cualquier día del fin de semana. Sin embargo y como informaba la concejal de Educación, Raquel Gilsanz,  ninguna de las cerraduras estaba forzada, y durante el turno de limpieza, las trabajadoras no se percataron de nada extraño.

El centro ha aparecido con una de las clases del edificio A -parte izquierda desde la puerta-, concretamente la de primero de Primaria, ha aparecido desordenada por completo, pero no se han registrado sustracciones. En el pasillo han aparecido orines y excrementos que, como explica la concejal, dejan clara la falta de civismo existente, aparte del hecho delictivo. En el edificio B han roto varios cristales de dos partes. La edil ha explicado que dado que esta es la segunda ocasión en que aparecen cristales rotos en el colegio desde agosto, la decisión a tomar desde el Ayuntamiento y en coordinación con Policía Local será la de cerrar los patios de los centros durante los fines de semana al completo.