Despedida con lágrimas a Juana

El programa de TVE ‘masterchef’ expulsa a la concursante segoviana de navafría, a pesar de ser la más querida por los televidentes

Con lágrimas y emoción, la participante segoviana en el programa de TVE ‘Masterchef, Juana  salió del programa  por no haber superado la prueba culinaria del lunes por la noche en la que había que mostrar las mejores habilidades ante el jurado de profesionales.
La cocinera segoviana de 75 años, la que nunca se ha callado nada y ha criticado a algún compañero delante de las cámaras, tuvo algunos problemas en la prueba decisiva y se jugó con Andy la expulsión. A Juana se le cortó la nata en dos ocasiones y no pudo brindar un postre a la altura de lo requerido. Pese a todo, los miembros del jurado le dedicaron muy buenas palabras.

Los miembros del jurado Pepe, Jordi y su casi paisana Samantha, se despidieron con ternura de Juana, la ‘abuela’ de Masterchef 8.

La pedrazana Samantha se emocionaba al escuchar a Juana y, aunque no pudo abrazarla por las medidas de seguridad que se exigen en el rodaje, quiso felicitar a la aspirante por el gran esfuerzo realizado en el reto a pesar de su edad.
La prueba de la eliminación consistía en reproducir un postre de Valentina Lorieto. Los otros concursantes, Iván, Andy, junto a Juana, se jugaron la continuidad.

Aunque la mayoría de sus compañeros adoraban a la que se ha convertido en la ‘abuela’ de la edición de Masterchef y se mostraron muy apenados con su expulsión, no todo ha sido tan dulce en el desarrollo del programa.

De hecho . Juana ha tenido algunos encontronazos con algunos aspirantes como Michael o Teresa (ya expulsados) y no dudó dudado en decir a los jueces en numerosas ocasiones, pero por la espalda, las quejas que tenía y lo que pensaba sobre ellos.

A sus 74 años, natural de Navafría, y que ha trabajado como conserje en una comunidad de vecinos de Madrid, donde sigue viviendo, Juana es una persona muy emotiva, humilde y tiene un gran corazón. Su marido es todo para ella y se comprenden a la perfección. Tiene un hijo que aún vive con ella, que le ayuda en todo lo que puede y le define como una gran persona. Su infancia fue muy gris, por eso, cada año, intenta darle un punto de color. Le encanta disfrazarse, sacarle una sonrisa a todo el mundo y disfrutar de los pequeños detalles de la vida.

La afición a la cocina le viene a Juana de familia, ya que sus abuelos eran carniceros, y recuerda que asaban cochinillos y corderos para bodas. “Nosotros teníamos una pequeña tienda donde vendíamos de todo… Nos quedamos muy pequeños sin padre.
Finalmente Juana se quedó  a las puertas de la semifinal el pasado lunes.
En la próxima edición de Masterchef habrá otro segoviano: esta vez, Pedro Delgado.