Publicidad

La Guardia Civil ha desmantelado una plantación de cannabis instalada en una vivienda de El Espinar enganchada fraudulentamente a la red eléctrica, que tenía unas 350 plantas, y ha detenido a su responsable, quien ha ingresado en prisión.

Según ha informado en un comunicado la Subdelegación del Gobierno en Segovia, los agentes del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil detectaron la existencia de este cultivo dentro de las investigaciones de una operación denominada “Zelen”.

Este cultivo consistía en una plantación tipo ‘indoor’ y otra en un invernadero construido al efecto en una finca ubicada en la localidad segoviana de El Espinar que, según descubrieron, se encontraba enganchada fraudulentamente a la red eléctrica.

Tras hallar estos indicios, los agentes practicaron una entrada y registro en el domicilio, que se encontraba custodiado por dos perros “que mostraban gran agresividad”, según la información facilitada por la Comandancia de Segovia.

La Guardia Civil detuvo al responsable de la plantación como supuesto autor de un delito contra la salud pública y otro de defraudación del fluido eléctrico y, tras pasar a disposición judicial, su titular ha decretado el ingreso en prisión del detenido.

Como resultado de la operación, los agentes se incautaron de 350 plantas de diversas variedades de cannabis, droga envasada para la venta, útiles de cultivo y 30.000 euros en efectivo hallados en la finca.