Publicidad

Un ganadero de la localidad de Berrocal de la Cuesta ha denunciado un nuevo ataque de lobos a sus ovejas.

Los hechos habrían ocurrido el martes al atardecer o por la noche. El ganadero se percató de lo acontecido a la mañana siguiente, cuando algunos de los animales aparecieron en el pueblo, donde llegaron al salir de estampida. Eso alertó al propietario, que se acercó al lugar donde debía estar el rebaño, en el Cerro Pedriegas. Allí encontró algunas de sus ovejas muertas, medio devoradas, y otras a casi un kilómetro de distancia donde habían llegado asustadas. El balance total fue de cinco ovejas adultas muertas, y varias con heridas.

El dueño de los animales, Paulino Martín, ya ha interpuesto la denuncia correspondiente, y un agente del Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha acudido a tomar nota de lo ocurrido. Ambos hicieron fotografías para acompañar a la denuncia.
No es la primera vez que este ganadero sufre los ataques de los lobos, pues hace varios años también vio como sus terneros habían sido atacados por los animales salvajes.
Los ataques de lobos al ganado que pastorea en la provincia de Segovia continúan siendo un problema para los ganaderos de extensivo.