Aspecto que presenta el agua de uno de los arroyos, a su paso por la localidad. /E.A.
Publicidad

La Plataforma ‘Cega el río que nos une’ alerta de la contaminación que presenta el agua de los afluentes del arroyo Jaramiel, Marieles y de la Sierpe, a su paso por el término municipal de Chañe. En una nota de prensa, esta plataforma explica que los hechos se han confirmado al percibir el “fuerte olor” y el “tono blanquecino” que ofrece el arroyo Jaramiel, en el municipio vallisoletano de Íscar. “Este fenómeno –señalan– ha sido conocido a través de las redes sociales, por lo que parece que lleva sucediendo días atrás”.

Miembros de la plataforma han remontado el arroyo Jaramiel, pudiendo comprobar cómo el posible episodio de contaminación y/o eutrofización de las aguas, afecta a sus dos afluentes, Marieles y de la Sierpe, ya en la localidad segoviana de Chañe. En el caso del Marieles, afirman que remonta hasta casi el pueblo, y en el de la Sierpe lo hace en todo su término. “Este último arroyo, aguas arriba, adquiere un tono rosado, debido al lavado de remolacha de mesa en Sanchonuño”. La eutrofización es el proceso de contaminación más importante de las aguas en lagos, balsas, ríos, embalses, etc. Está provocado por el exceso de nutrientes en el agua, principalmente nitrógeno y fósforo, procedentes mayoritariamente de la actividad del hombre.

Este colectivo, ante lo “desconocido” y “extraño” del caso, así como para evitar males mayores, ha informado de la situación a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), a fin de que proceda a determinar la causa y corregirla. “Por desgracia, la calidad del agua de los arroyos y lagunas del Carracillo sufre problemas de eutrofización debido a la alta carga de materia orgánica proveniente del lavado de hortalizas”, lamentan.