Pesca fraudulenta intervenida
Pesca fraudulenta intervenida por los agentes medioambientales del Servicio Territorial de Medio Ambiente. / EL ADELANTADO

El pasado 20 de marzo tuvo lugar la apertura general de la temporada de pesca en la provincia de Segovia. Desde entonces, los agentes medioambientales del Servicio Territorial de Medio Ambiente han reforzado las labores de control, información y policía de esta actividad en ríos y embalses segovianos. Dentro de esta campaña, el pasado fin de semana los agentes denunciaron dos infracciones de la normativa que regula esta actividad.

La primera, a un pescador en un tramo de Aguas en Régimen Especial Controlado (A.R.E.C) con dos capturas y la medida reglamentaria. Según la normativa y el día, en este tramo se permite la captura de dos ejemplares de trucha común de 21 centímetros en adelante. Aparentemente todo estaba en regla, capturas, licencia, pase de control, etc.

Cuando los agentes medioambientales inspeccionaron el interior de su vehículo, encontraron escondidas otras dos truchas comunes, cuyo tamaño no se ajustaba a la normativa, capturadas recientemente. Se procedió entonces a redactar denuncia administrativa por exceso de cupo y, además, por no respetar las dimensiones mínimas de captura estipuladas. En el servicio, los agentes realizaron el decomiso de los ejemplares de pesca.

Durante el mismo fin de semana, en esta ocasión en un coto de pesca con muerte, los agentes procedieron a documentar a dos pescadores que se encontraban disfrutando de la actividad y comprobaron, a través de medios telemáticos, que uno de los pescadores carecía de permiso de pesca en vigor para ese coto. En este caso los requisitos para poder desempeñar el ejercicio de la pesca pasan por tener licencia en vigor, permiso de pesca para ese día y documento acreditativo de identidad.

Al encontrarse realizando la modalidad de pesca sin muerte, no se intervino la pesca obtenida ya que llevaban cero capturas. Pero sí se procedió al decomiso de las artes de pesca por infracción a la legislación piscícola al no poseer el permiso de pesca que le acredita para practicar dicha actividad en ese coto, redactando acta de denuncia.

Información y vigilancia

Dada la elevada variedad de tramos donde se puede ejercer la pesca legalmente en la provincia, es necesario que los pescadores estén informados sobre las normas que regulan cada uno de ellos con el fin de poder desarrollar la actividad con las preceptivas garantías legales. Por este motivo, además de la vigilancia anti-furtivismo que tienen encomendada los agentes medioambientales, también patrullan los ríos con el fin de supervisar, orientar e informar a los pescadores, sirviéndoles de apoyo en todo aquello que desconocen o desean aclarar relacionado con el aprovechamiento piscícola.

Estos operativos de control forman parte de las actuaciones que el Servicio Territorial de Medio Ambiente desarrolla a través de los agentes medioambientales para la vigilancia y custodia de los ecosistemas acuáticos y del aprovechamiento legítimo que en ellos se lleva a cabo.