La plataforma reclama la línea Madrid-Burgos desde hace cinco años. / EL ADELANTADO
La plataforma reclama la línea Madrid-Burgos desde hace cinco años. / EL ADELANTADO

La Plataforma por el Ferrocarril Directo Madrid-Aranda-Burgos presentará una demanda contra el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) y al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) por el abandono al que, a su juicio, someten a esta línea férrea. La demanda incidirá en la inactividad de las administraciones y las actuaciones irregulares en dicho tramo de la línea férrea, que lleva desde 2011 sin unas mínimas actuaciones de conservación y mantenimiento.

Hemos decidido que esta ignorancia no debe ser impuesta y mantenida más tiempo por aquellos que nos hacen pedir dinero a Europa y se hace necesaria la apertura de un proceso judicial”, ha señalado Jorge Núñez, presidente de la Plataforma.

Como primer paso, se presentará un recurso administrativo y, será después de que se recurra al silencio administrativo o se rechace, cuando se continuará con la interposición de una demanda judicial por la vía contencioso-administrativa. “La sociedad necesita saber si ADIF y MITMA han actuado en contra de la Ley del Sector Ferroviario. Llevamos más de cinco años en los que se han aprobado proposiciones no de ley que han quedado abandonadas, enmiendas abandonadas por conveniencia, estudios que no han sido tenidos en cuenta, quejas que nunca han sido atendidas”.

Núñez ha censurado que un año más no haya ni un solo euro en los Presupuestos Generales del Estado para ese trazado ferroviario, que haya que esperar hasta 2027 para futuros planes europeos o que no se haya incluido en un plan de mercancías de ferrocarril de 2030 ni en el Plan Estratégico de ADIF 2021-2027. Asimismo, ha criticado que los sucesivos gobiernos se han dedicado únicamente a “vender los AVE”, sacrificando con ello industria, empleo, la juventud de los pueblos y la vertebración territorial, y sin que se haya planteado ni un solo proyecto para la reapertura del Directo aprovechando el reparto de 140.000 millones de euros.