El Palacio de los González de Sepúlveda de Sebúlcor. / EL ADELANTADO
Portada principal del Palacio de los González de Sepúlveda, donde reside su máximo interés artístico. / ANA Mª CRIADO

El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó este jueves la declaración del Palacio de los González de Sepúlveda, situado en el despoblado de San Miguel de Neguera, perteneciente a Sebúlcor, como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento.

Así lo anunció el consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, en la comparecencia posterior al Consejo de Gobierno. Una cuestión que ya adelantó este mismo periódico a finales de abril. Con la declaración como BIC, se resuelve el expediente incoado en 2022 y el edificio civil, uno de los más antiguos de la provincia, se suma a la larga lista de inmuebles protegidos en el conjunto del territorio.

El Palacio de los González de Sepúlveda se ubica en San Miguel de Neguera, una aldea despoblada desde mediados del siglo XX, que pertenece a Sebúlcor. Situado en pleno corazón de las Hoces del Río Duratón, en una de las aperturas por las que discurre el río San Juan, el monumento en ruinas se trata de un edificio de propiedad privada perteneciente a una tipología de palacios situados fuera de las villas.

Su origen es medieval, data de finales del siglo XV, y fue fundado por la familia González de Sepúlveda, uno de los linajes más distinguidos de la provincia. El complejo señorial consta de dos edificios y una serie de cercados anejos que lo envuelven. En concreto, se trata de un caserón principal con varias dependencias. Dos de sus cuatro paredes están apuntaladas desde hace más de dos décadas para conservar la infraestructura.

Su máximo interés artístico reside en la portada principal, construida en sillería y distribuida en los tres niveles del edificio. Es menester destacar uno de los elementos mejor conservados, que es un escudo familiar sostenido por las garras de un águila.

Por su parte, el Palacio tiene gran valor histórico al formarse San Miguel de Neguera como unidad de producción en torno a él. Pero también gran valor sentimental entre los vecinos de Sebúlcor, que sitúan sus orígenes en la aldea despoblada. Además, constituye así el segundo BIC que suma el municipio. Con apenas 300 habitantes, también cuenta con el Convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz, declarado BIC en 2012.

Según explica la Junta, el monumento se sitúa en una parcela que sirve para delimitar el entorno adecuado para la protección de las ruinas, en el que “cualquier intervención que se realice podría suponer una alteración en las condiciones de percepción del bien y de los valores que aconsejan su protección”.

En la actualidad, el inmueble convive con maleza en su interior y exterior, grandes grietas en sus paredes, desprendimientos y antiguas huellas de actos de vandalismo, como son varios grafitis. De hecho, muy cerca de él se dispone un antiguo molino harinero, también en mal estado de conservación. Este paraje ha sido escenario de multitud de sesiones fotográficas y rodajes de videoclips, además una parada obligatoria en el itinerario de viaje de muchos turistas que llegan al lugar.

Web | Ver más artículos

Ana María Criado (Segovia, 1998). Periodista y humanista por la Universidad Carlos III de Madrid.