Tres vecinas, junto al alcalde de Torrecaballeros, limpiando un tramo de la cacera. /E.A.
Publicidad

Torrecaballeros ha celebrado el fin de semana la tradicional hacendera, una tarea común del municipio, para mantener su patrimonio natural, en este caso el entorno de la Cacera de San Medel, en el núcleo de Cabanillas. Se denominaba hacenderas a las tareas que tenían que hacer, normalmente las mujeres en el ámbito doméstico, pero también los hombres para tareas comunes del municipio. Es un término que proviene de la Edad Media, como parte de un tributo o prestación con trabajos comunitarios a favor del municipio, y con ese sentido se conserva aún en muchas localidades segovianas. Los vecinos del pueblo contribuyen así a las obras y mantenimiento de utilidad pública, como la reparación de caminos, presas, regueros, puentes, fuentes, molinos, etc.

En Torrecaballeros, los vecinos se reúnen cuatro o cinco veces al año para hacer la hacendera, en diferentes zonas del pueblo, para conservar su patrimonio y al mismo tiempo mantener una buena convivencia. El sábado, una veintena de personas se reunieron con sus propias herramientas para acometer la limpieza del entorno de la Cacera de San Medel, en el tramo más cercano al núcleo de Cabanillas, en el camino a Trescasas. También participó el alcalde de Torrecaballeros, Rubén García, quien explicó que se trata “de no perder la tradición”. “Además, luego compensa ver cómo discurre bien el agua por la cacera, tras limpiarla del fango y el cieno que se va acumulando”, señala. También se han podado árboles y se han limpiado de zarzas los caminos, reuniéndose después todos los participantes en una comida improvisada y compartida, y con la satisfacción de haber hecho un trabajo bueno para el pueblo.