Fuentepelayo Feria Angel Felix Delgado Artesano Acueducto KAM4617
Féliz Delgado posa junto a su impresionante Acueducto, que el fin de semana se pudo ver en el recinto ferial de Fuentepelayo. /KAMARERO

Los miles de visitantes que el pasado fin de semana se acercaron a la Feria de ‘El Ángel’ de Fuentepelayo se encontraron en uno de los pabellones con el majestuoso Acueducto de Segovia, de menores dimensiones, pero impresionante como el de verdad. Es una de las obras del artesano fuentepelayense Félix Delgado, que ha encontrado su vocación de artista en la jubilación.

Toda la vida ha trabajado en el sector de la construcción y desde hace unos años se ha pasado a la construcción en miniatura, de edificios y monumentos de la provincia, sobre todo de su pueblo, realizados sin olvidar ningún detalle, y con los mismos materiales que utilizaba en sus años de albañil. Empezó como un “hobby” cuando se jubiló, porque siempre ha tenido el gusanillo de construir, y con mucha paciencia y habilidad empezó a crear verdaderas obras de arte, que sorprenden por su meticulosidad detalle. “El Acueducto lo he hecho con todo el esmero”, afirma con satisfacción, mientras recibe el aplauso y el reconocimiento a su trabajo de los que se encuentran de repente con esta inmensa obra, elaborada en piedra natural de granito a lo largo de unos dos años.

Al lado se pueden ver otros edificios, como el Ayuntamiento de Fuentepelayo, de piedra y madera, y con las tejas de cobre, único material que ha empleado diferente, pero manteniendo el estilo de los tejados segovianos. “Los materiales que utilizo son los naturales, piedra y madera”, lo que incrementa su calidad. Y aprendió a utilizar esos materiales desde los 17 años, cuando empezó a trabajar primero en un taller de cerámica, donde empezó a hacer tejas. Después pasó a ser albañil hasta su jubilación. “Mi vida ha sido la construcción”, asegura, y así continua, aunque de otra manera, pero con mucho gusto.