Cuellaranos, de ruta de belenes por Madrid

Más de 100 personas viajaron hasta Madrid en la excursión organizada por la Asociación Cultural de Belenistas para visitar los más emblemáticos de la capital

1

Dos autobuses al completo partieron de Cuéllar bien temprano para viajar hasta Madrid con 103 cuellaranos, exactamente. Miembros o no de la Asociación Cultural de Belenistas de Cuéllar, todos estos vecinos decidieron que pasar una jornada completa en la capital viendo belenes es una buena manera de celebrar la Navidad. Entre los desplazados estaban el presidente de la Asociación Cultural de Belenistas y párroco de la localidad, Emilio Calvo, el alcalde de la villa, Jesús García Pastor —del que se sabe su gran afición por el belenismo— y la concejala de Cultura, Sonia Martín Quijada.

Nada más llegar a la capital, todos se ataviaron con unos pañuelos con el distintivo de la asociación, tanto para la mejor visibilidad del grupo como para su identificación en el acceso a algunos Belenes. El primero de todos los visitados fue el de la Comunidad de Madrid; tras una solicitud para que los autobuses pudieran dejar a sus ocupantes en la misma Puerta del Sol, los cuellaranos accedieron al edificio de la Comunidad para ver un Belén monumental que asombró a todos. Los detalles de sus piezas y el realismo en la composición dejaron el listón bien alto en la primera visita. A continuación, acudieron a la iglesia de San Ginés, que igualmente impactó por su belleza a los asistentes. Seguidamente fueron a contemplar otro Belén monumental, en este caso el del Ayuntamiento, situado en la Plaza de la Villa. Sus dimensiones y, de nuevo, los detalles, fueron muy valorados por todo el colectivo.

Durante el recorrido por la capital y todas las visitas, fueron recibidos y guiados por representantes de la Asociación de Belenistas de Madrid. Uno de ellos fue el vicepresidente de dicha Asociación, Fidel Segovia Ramos; gracias a él y la organización de esta jornada, los accesos a ciertos Belenes, que eran de dos horas de cola en muchos casos, supusieron pase directo para los cuellaranos.

La visita continuó en la iglesia de Santa Isabel, donde observaron otra cuidadosa creación. Tras la comida, disfrutaron de algo de tiempo libre que muchos aprovecharon para ver la Catedral de la Almudena, situada cerca del punto de encuentro fijado, donde además, encontraron otro bonito Belén que disfrutaron.

Ya por la tarde, el grupo emprendió la vuelta a Cuéllar tras una agradable excursión navideña a Madrid. Pero el regreso no fue directo: hubo tiempo para visitar algunos Belenes de la provincia. En primer lugar, acudieron a la iglesia parroquial de Riaza, la de la Virgen del Manto, donde se ubicaba un artístico Belén. Tras el de esta localidad, llegaron hasta Cantalejo, donde el Misterio también se emplazaba en su iglesia parroquial, la de San Andrés. Para concluir la visita, y ya casi a las puertas villa, realizaron la última parada en Dehesa de Cuéllar. Allí pudieron contemplar el Belén que ha obtenido el primer premio del concurso de la Diputación de Segovia. Este se caracteriza por la calidad de sus piezas y la composición general, que incluso juega con la perspectiva en escenas como la de la Anunciación, entre otras.

Encantados con la jornada, la compañía y el ambiente creado entre los participantes en la salida, los más de 100 vecinos pudieron degustar un chocolate y bizcochos en el Hotel Rural Tirontillana, en el mismo municipio de Dehesa. Allí hicieron balance de esta iniciativa que ya lleva varios años marcada en el calendario navideño, y que este año ha batido récords de participación. Además, no solo los adultos acudieron, sino que bastantes niños y jóvenes acompañaron con curiosidad e interés en esta actividad.

Por parte de los organizadores, la junta directiva de la Asociación Cultural de Belenistas de Cuéllar, el éxito ha sido rotundo. Entre las muchas actividades que pretenden llevar a cabo, esta los ha animado a continuar con su labor. Además, ha sido muy notable el aumento de socios. Tras contemplar las creaciones del colectivo instaladas en las iglesias de San Miguel y de Santa Clara en el propio municipio, que han sorprendido por segundo año consecutivo, muchos vecinos se han decidido a colaborar, tanto económicamente como a la hora de trabajar. Sin duda, el belenismo vive un gran momento en Cuéllar.