'El Principito', grupo ganador de el Concurso Infantil de Disfraces del Carnaval de Cuéllar
Publicidad

 

El Carnaval se adueñó de Cuéllar desde el sábado por la tarde y se hizo notar al ritmo de una batucada que consiguió llenar las calles del centro de la localidad. Una hora antes de lo que lo hacía en años anteriores, el desfile partió de la Plaza Mayor, donde se reunieron decenas de personas con sus divertidos disfraces llenos de color y de buen humor.

Ogum Batucada iniciaba este desfile con mucho ritmo y despertando el espíritu carnavalero de los cuellaranos. Sus ritmos se fueron abriendo paso hasta la Plaza de Los Coches, donde cientos de personas se agruparon para disfrutar del primer desfile del Carnaval cuellarano. La Banda Municipal de Música, fiel a la cita, animó igualmente con sus melodías, más llenas de percusión que en otras ocasiones, y con mucho humor en los disfraces de los músicos: animales de todo tipo, políticos e incluso un hada montado en un unicornio. Entre las agrupaciones musicales se concentraron decenas de jóvenes con sus disfraces. Volvió a triunfar el formato de animales en todas sus versiones, pero los hubo también muy elaborados. Se pudo incluso ver renacer al afamado grupo ‘Kiss’, que dieron la nota de rock en el desfile y posterior concurso. Botes de Cola Cao, de Listerine, Minions, medicamentos, jugadores de rugby e incluso el inspector Gadget en pequeño formato bailaron al son de la música hasta la Plaza de San Francisco. Allí se encontraba ubicada la carpa que el Ayuntamiento de Cuéllar quiso instalar para concentrar la fiesta. El grupo de batucada alargó su exhibición por Los Paseos de San Francisco ante un animado público que no perdió detalle. Dj Insi amenizó la velada, pero antes tuvo lugar el concurso en el que varios grupos lucieron sus disfraces. Unos dragones imperiales se llevaron el primer premio, seguidos de Kiss y de las jóvenes vestidas de colutorio, que presentaron su disfraz muy animadamente, con bailes y vítores.

La noche se desarrolló, además de en la carpa, en los bares de la localidad y en sus calles, donde el buen ambiente se alargó hasta altas horas de la madrugada, como es costumbre en la villa.

DESFILE INFANTIL

El ambiente fue bien distinto en la tarde del domingo, aunque igualmente festivo. Aquí, los niños fueron los protagonistas de los disfraces. Desde la Plaza de La Soledad, nueve grupos organizados participaron en el desfile junto a la Banda Municipal de Música y los grupos de dulzainas y percusión de la Escuela de Música Cecilio de Benito, sin los que no se concibe el Carnaval en la villa.

Las calles por las que transcurrió el desfile estuvieron abarrotadas gracias a las buenas temperaturas que acompañaron, nada habituales en el Carnaval de Cuéllar, que sin ir más lejos, el año pasado tuvo que ponerse a cubierto. Una granja, coches de choque, transformers, globos aerostáticos, los personajes de El Principito y las vespas de los 60, entre otros muchos, lucieron sus disfraces para llegar al escenario de la Plaza de la Huerta Herrera. La concejala de Cultura, Sonia Martín, fue la encargada de dirigir este acto en el que la diversión amenizó la hora y media de concurso. Martín habló de cómo se ha ido recuperando el Carnaval, cómo los grupos participantes han sido realmente numerosos, con disfraces de mucha elaboración. “Estamos recuperando el Carnaval, hay ganas de disfrazarse”, explicó aludiendo a que en el auge de este evento tiene un papel clave la ilusión puesta por los grupos y el público.

Así, de los nueve participantes totales, los últimos puestos fueron para el grupo ‘La Colada’, con sus lavadoras y elementos de limpieza; para las aplicaciones de ‘Dame un Like’; para los ‘Autos El Rayo’ y para la numerosa ‘Granja Jaja’, llena de animales e incluso tractores. Se quedaron en empate los ‘Transformers’ y ‘Alicia en el País de las Maravillas’, pero al público se lo llevaron de calle. Los ‘Transformers’ pararon varias veces para demostrar a los espectadores de Cuéllar cómo se podían convertir en camiones y, después, su carrocería pasaba a ser un traje. Alicia y los Sombrereros realizaron una coreografía con mucho ritmo que les hizo quedar muy cerca de los tres primeros puestos. El tercero fue para las vespas de ‘The Rokers Moters’, que se movieron a ritmo de Grease. El segundo, fue a parar a Encinillas con ‘La vuelta al mundo’, grupo que repite y siempre logra premio desde que el concurso se abrió a la comarca. Sus globos aerostáticos y bolas de nieve del mundo a modo de suvenir conquistaron al público. Por último, como un guiño a la literatura clásica, los 300 euros del ganador fueron a  parar a ‘El Principito’, con una coreografía y música cantada por padres y niños.