Publicidad

c.n. / cuéllar

La villa ha dado el pistoletazo de salida a la Navidad con una de sus actividades más significativas, la inauguración de la ruta de belenes de la Asociación Cuellarana de Belenistas. El convento de Santa Clara acogió a decenas de personas, miembros y afines a este arte, para vivir el momento de la inauguración, un acto que ya se ha asentado en la tradición de la localidad.

Entre las diferentes personalidades municipales y provinciales asistentes, el convento se llenó de vecinos que escucharon atentamente las palabras de la presidenta y ex-concejal de Cultura, Sonia Martín. Antes, el saludo de las hermanas clarisas abrió el acto con un lema “paz y bien”, y agradeciendo que el convento se llene de vida en su coro bajo desde octubre, cuando comienza el arduo trabajo de montaje en este espacio. La presidenta habló de cómo se crean estos espectaculares belenes: inspiración en fotos y mucha meditación de un proyecto que por supuesto bebe de los evangelios se llevan a cabo “por las manos sencillas de hombres y mujeres que no se dan cuenta de que esto es un arte”. Y es que de los materiales más insospechados crean las figuras más realistas, fruto de una apasionada imaginación. Apeló a la “familia de belenistas” que han formado un grupo de trabajo unido y que rema en la misma dirección. La evolución ha sido más que notable y así lo constató la presidenta, que habló de la soltura de los artistas a la hora de construir y crear todo tipo de objetos este año.

“Pensamos que la ruta se nos iba a quedar un poco coja, pero al contrario, tenemos mejor ruta que ningún año”, comentó Martín. Este año no han dispuesto de espacios municipales, pero sí han compuesto un total de ocho repartidos en la provincia; además de los de Cuéllar, el Palacio Episcopal o el Seminario Diocesano de Segovia cuentan con belenes de la Asociación Cuellarana.

pregón Cada año, alguien especial inaugura la ruta de belenes, y este 2019 ha sido Jesús García Pastor, ex-alcalde de la localidad y miembro de la asociación desde 2014, el encargado de la apertura. Emocionado y dando muestra de su pasión por los belenes desde hace muchísimos años, García habló del enorme trabajo realizado en cuestión de espacios, proporcionalidad y volúmenes, logrando así una percepción real de la historia. Describió los distintos niveles de la composición de todos los belenes, que dejan a la vista una increíble escenografía.

El ex-alcalde agradeció la disposición de todos los que hacen posible que Cuéllar cuente con esta rica ruta de belenes, desde las hermanas clarisas hasta el resto de asociaciones invitadas, como la de Cantalejo, la de Encinillas, o la Complutense de Alcalá de Henares, con la que los cuellaranos mantienen una estrecha relación.

Tras este pregón, la Asociación de Belenistas de Cuéllar quiso hacer entrega de unas menciones a personas destacadas que han contribuido de manera especial al buen funcionamiento del colectivo. Desde el pregonero hasta la representante de la empresa Enercoluz por donar piezas, quizá la mención más especial fue la realizada a Andrés Blanco, miembro activo en el taller y que, sobrepuesto de problemas de salud, ha vuelto a ser alguien indispensable para el resultado de las creaciones y más para el grupo humano. Un caluroso aplauso le sirvió de impulso para seguir con fuerza en los proyectos venideros.

ruta de belenes Y así es como se inauguró la ruta 2019, tras las palabras del párroco Fernando Mateo y la bendición del Belén en el coro bajo. Una exposición de figuras recibe al visitante, que si fija la vista en la composición central quedará sorprendido por las dimensiones y el realismo. Este Belén Bíblico Monumental que cuenta con cuevas, diferentes alturas, un Misterio iluminado, la aparición del ángel y un sinfín de escenas cuidadas al detalle. Además, cuenta con río natural gracias al empeño de sus trabajadores del taller, que a pesar de conocer ya la técnica de recreación de la resina, ha dado vida propia al río que cruza la creación. La construcción, repartida en el centro del coro bajo, permite a los visitantes contemplarlo y recorrerlo alrededor; después de otras formas de componer en años anteriores, se ha vuelto a la forma original, central, que tanto facilita la visita este año. En la iglesia de San Miguel, que se inauguró después, la creación es un Belén Monumental Hebreo que vuelve a ocupar la Capilla de Los Ayala y que atraerá a miles de visitantes durante la Navidad, hasta el 7 de enero. Refuerzan estos dos belenes de la ruta el resto de las composiciones ubicadas en la Panadería Pedro, Ana y Jimena, Peluquería Etnia, Estanco de San Andrés y en un local de la calle Las Parras, donde se ha ubicado el Belén reciclado de Encinillas, premiado por Diputación en 2018.

Con esta oferta belenística esperan que los cuellaranos y el resto de visitantes disfruten de la Navidad igual que ellos han disfrutado ideando y llevando a término los distintos proyectos; una carrera de fondo que comenzó en verano y que ahora ve sus resultados, los comparte y engrandece el espíritu de la Navidad en la villa.