Iglesia de San Martín.
Iglesia de San Martín.
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

La Villa de Cuéllar es una de las grandes poblaciones de la provincia de Segovia. Su censo en 2018 alcanzó los 9.570 habitantes, uno de los pocos municipios que ha crecido durante el pasado año, concretamente en 60 habitantes, siendo la localidad con mayor población tras la capital. Se encuentra a medio camino entre Segovia y Valladolid, es cabeza del Partido Judicial de Cuéllar, de la Comunidad de Villa y Tierra de Cuéllar y además, pertenece a la Comarca de Tierra de Pinares.

El origen del nombre de la Villa no está claro, existen diversas teorías pero, la que parece acercarse más a la realidad es la aportada por el historiador Sánchez Albornoz, quien afirmó que Cuéllar es un término latino. Esta teoría fue apoyada por el filólogo, historiador y medievalista Menéndez Pidal, considerando que Cuéllar es una “palabra románica” formada por la raíz Collis (colinas) y, el sufijo -ara (abundante), por lo que Cuéllar significaría “lugar de abundantes colinas”.

La historia. Si algo tiene Cuéllar es una larga historia. Han aparecido restos de la Edad de Hierro, fue devastada por Almanzor y repoblada en el siglo XI por el Rey Alfonso VI. En la localidad vivieron reyes y nobles, se reunieron las Cortes de Castilla con Alfonso VIII, Enrique IV y, María de Molina (la reina Sabia), consorte por su matrimonio con Sancho IV, hijo de Alfonso X el Sabio, quien convirtió a Cuéllar en un centro económico ligado a la ganadería, fundamental en la Meseta del Duero. El Condestable Álvaro de Luna, valido de Juan II, se encontraba en Cuéllar cuando fue apresado y trasladado a Valladolid, donde fue decapitado y, en 1464, tras comprar la Villa a la Infanta Isabel de Castilla, Enrique IV la entregó a Beltrán de la Cueva, primer Duque de Alburquerque. Pero, en Cuéllar, a lo largo de la historia, también ha habido bodas…

La historia y sus historias. En la Iglesia de San Martín de Cuéllar, contrajeron matrimonio Pedro I de Castilla (Pedro el Cruel, o el Justo) y Juana de Castro, matrimonio que tiene toda una historia.

Juana de Castro fue reina de Castilla… solo una noche, “las horas que van desde su casamiento con Pedro I de Castilla, hasta finalizar la noche de bodas”.

Al rey le encandiló la belleza de Juana pero, la dama se resistía a caer en sus brazos aduciendo que él estaba casado con Blanca de Borbón. Juana de Castro, perteneciente a un importante linaje gallego, insistió en que si el rey la quería, debía casarse con ella y convertirla en reina…

Comenzaron las negociaciones en 1353. En ellas, Juana consiguió el Castillo de Castrojeriz, en Burgos junto a otras posesiones y, en las negociaciones, también acordaron que el matrimonio de Pedro I con Blanca de Borbón debería quedar anulado y, así ocurrió. En abril de 1354, en Cuéllar, se casaron. Tras la noche de bodas, el rey abandonó a su nueva esposa y volvió con su amante de siempre, María de Padilla. Los “esposos”, no volvieron a verse jamás.

Patrimonio. La Villa de Cuéllar es desde 1994, Conjunto Histórico-Artístico y, siete edificios del municipio, Bienes de Interés Cultural. Su patrimonio es difícil de resumir en pocas palabras pero…

Uno de sus principales valores es la conservación del trazado de una típica localidad castellana. El centro de la villa es su plaza, en cuya cabecera se encuentra el Ayuntamiento, construido entre los siglos XV y XVI. En el Ayuntamiento destaca el patio interior (gótico-renacentista), dedicado a la reina Isabel la Católica.

Frente al Ayuntamiento, se encuentra la iglesia de San Miguel, dedicada al Arcángel Miguel, patrón de la villa que, en su interior, guarda obras de Pedro de Bolduque, Luca Giordano y de la escuela de Gregorio Fernández.

El castillo y la muralla. El castillo-palacio de los Duques de Alburquerque, se encuentra en la zona más alta de la villa. El castillo, no solo es el monumento más conocido de Cuéllar, también fue declarado Monumento Nacional en el año 1931. Está apoyado en una parte de la muralla y conserva elementos mudéjares como la antigua puerta a la parte antigua de la ciudad.

En él vivieron reyes, se celebraron Las Cortes de Catilla y cambió de propietario con cierta facilidad pues, a principios del siglo XV fue donado a don Álvaro de Luna; después, Enrique IV de Castilla se lo compro a su hermana, la infanta Isabel, para regalárselo a don Beltrán de la Cueva… El castillo tiene aspecto residencial y palaciego más que militar, por las reformas realizadas por la casa ducal de Alburquerque.

El Castillo de Cuéllar acoge hoy a la sede de la Fundación Casa Ducal de Alburquerque y una oficina de turismo en la que, entre otras muchas cosas, se gestionan las visitas teatralizadas al monumento, que se han convertido en una de las actividades turísticas más conocidas y seguidas de la villa. La Muralla parte de los lados del Castillo y es una de las murallas mejor conservadas en Castilla y León . A lo largo de ella, se levantaron once puertas de acceso de las que solo quedan siete. De ellas, la más destacable es el Arco de San Basilio, de estilo mudéjar y, con aspecto militar.

Durante los últimos años, se ha procedido a la restauración de esta imponente muralla y a la realización de dos paseos de ronda desde los que se observa, por un lado, la Villa de Cuéllar y por otro el Mar de Pinares, en un espectáculo único.

Sus iglesias y monasterios. Cuéllar es uno de los focos fundamentales de arquitectura mudéjar en la cuenca del Duero y en Castilla y León. La causa se encuentra en la comunidad musulmana que vivió en la villa hasta el siglo XV. Uno de los ejemplos más significativos es la iglesia de San Andrés, declarada BIC (Bien de Interés Cultural) en 1982, en cuyo interior se encuentran unos interesantes frescos del mismo estilo. Cerca del Castillo está la iglesia de San Martín. En ella, contrajeron su breve matrimonio, Pedro I de Castilla y Juana de Castro. En la actualidad, este edificio se ha convertido en el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar, otro de los puntos más visitados de Cuéllar.

Otro ejemplo de iglesia espectacular es San Esteban, del siglo XII, con un ábside espectacular. En esta iglesia se encuentran los sepulcros de alabastro, con las estatuas yacentes de un caballero y una dama, en los que aparecieron los incunables de las Bulas de Isabel de Zuazo, la de Santiago, la de San Miguel, la de Santa Marina, la del Salvador y la de Santa María de la Cuesta… Y, para continuar, los monasterios, se construyeron durante la Edad Media y en los siglos posteriores porque en Cuéllar llegaron a existir ocho congregaciones diferentes. El más antiguo es el de Santa Clara en el que se realizó una importante remodelación en el siglo XVI que lo dejó con la imagen renacentista. En él destaca el altar mayor, realizado por Isaac de Juni. El Monasterio de San Francisco, que llegó a ser considerado la Catedral de la villa pero, en el que a lo largo del siglo XX se desmontaron muchas obras de su interior que ahora se encuentran en diversos lugares del mundo (Nueva York, Valladolid, Barcelona, Madrid y la Catedral de Segovia).

Otro convento es el de La Purísima Concepción (Concepcionistas), que en su interior guarda un retablo de Pedro Bolduque y Gabriel de Cárdenas Maldonado, una imagen de San Francisco realizada por la Escuela de Gregorio Fernández y un órgano barroco de Juan de Inés… Otros conventos son: El de Santa Isabel o Santa Ana, el de la Santísima Trinidad y el de San Basilio.

Para terminar, a varios kilómetros de la Villa, entre los pinares, se encuentra el Santuario de Nuestra Señora del Henar, patrona de la Comunidad de Villa y Tierra y, cuya imagen es una talla románica a la que se muestra una gran devoción en la zona.

Además, en la Villa de Cuéllar, encontrarán palacios y casas nobiliarias, salas de exposiciones, museos como el que acoge el Castillo de Cuellar, el Centro de Interpretación del Arte Mudéjar y, el Parque Arqueológico de San Esteban.

Fiestas Desde el siglo XIV, cuando Juan I de Castilla concede a Cuéllar el privilegio de celebrar dos ferias, al igual que Valladolid, una de esas ferias se dedicó al ganado. Con el tiempo, esa feria muestra todos los sectores, se llama Feria Comarcal y se celebra en la explanada del castillo, entre marzo y abril.

Otra es la Feria Medieval Mudéjar, en agosto, que se celebra en La Huerta del Duque pero, además, desde hace unos años se han puesto en marcha otras iniciativas: Feria de Tapas, Feria del Libro y Feria de la Juventud. En cuanto a las fiestas que se celebran en la localidad, una es, El Niño de la Bola, en honor al Niño Jesús, se celebra los días de Año Nuevo y Reyes y, otra es San Miguel, el 29 de septiembre, patrón de Cuéllar. En la Semana Santa, en la que participan ocho cofradías y los días clave son Jueves Santo, Viernes Santo y Domingo de Resurrección.

Los Encierros son la fiesta que merece un capítulo especial en Cuéllar porque, estamos hablando de los encierros más antiguos de España (existe un documento de 1215), que ya han sido reconocidos como Fiesta de Interés Internacional (2018), lo que ha supuesto un total “espaldarazo en todo el mundo” para esta fiesta que, como dice su alcalde, “no es mejor ni peor pero sí, es diferente”. El toro siempre ha sido fundamental en Cuéllar y, con él, se han celebrado todas las fiestas y acontecimientos. Los encierros actuales se incluyen en la Fiesta de Nuestra Señora del Rosario y comienzan la tarde del último sábado de agosto con el pregón, que suele pronunciar un personaje conocido, que siempre termina con la famosa frase: “¡A por ellos!”. Después, se celebran cinco encierros, en los que participa el mismo ganado que durante la tarde se lidia en la plaza.

El encierro tiene un largo recorrido por tierras de pinar, tierras de labor, colinas, atraviesan el túnel bajo la autovía y terminan por el recorrido urbano… es muy complejo. Un toro puede completar el trayecto en hora y media y, si todo va bien, en el tramo urbano se pueden ver carreras espectaculares pero, si hay desgaste o las cosas se complican…

Durante esta Fiesta, Cuéllar recibe miles y miles de visitantes que, cada año, disfrutan de una fiesta diferente y con mucha tradición porque, en Cuéllar, se corren los toros desde hace ochocientos años.

La romería del Henar. El recorrido desde Cuéllar al santuario, que está a 5 Km, se convierte en una fiesta y entre otros actos, se ha convertido en tradición beber agua de “La Fuente del Cirio”. Se celebra el domingo siguiente a San Mateo, entre el 14 y 20 de septiembre.

Cuéllar hoy.
El alcalde de Cuéllar, desde 2007, es Jesús García Pastor (PP) quien nos comenta que la principal forma de vida de los habitantes está ligada a la industria. La crisis fue la culpable del cierre de varias fábricas del sector del mueble y, ahora, salvo excepciones, solo quedan algunas pequeñas empresas , con 2 o 3 empleados.

La empresa de mayor volumen que hoy opera en Cuéllar es, el matadero de aves, UVESA que da trabajo a más de 500 personas. Junto a estos ejemplos, destacan la agricultura, la construcción y servicios de todo tipo, al ser cabeza de una importante comarca.

El alcalde recuerda que el pasado año se celebró la exposición de “Las Edades del Hombre” bajo el tema de “Reconciliare” que “fue un repunte extraordinario en el sector de la restauración y la hostelería porque, sobre todo el último tramo, los restaurantes estaban a tope, al igual que las plazas de hospedaje.”

Jesús García, ha decidido colgar el Bastón de Mando tras las elecciones del 26 de mayo pero, antes de irse nos habla de las obras que se van a realizar o, se están realizando en la villa. Una de las más importantes es la remodelación del Ayuntamiento (ascensor, cubierta, carpintería, calefacción, fontanería, electricidad…), con un presupuesto de más de 430 mil euros. La accesibilidad a la biblioteca, el asfaltado de calles… son muchas las partidas previstas en el área de inversiones. En cuanto a las obras que ya estaban comprometidas para este ejercicio: Una nave de servicios en el polígono de Malriega con instalaciones para empleados municipales, la cubierta de La Magdalena… García Pastor, recalca al hablar de las inversiones que se están realizando que, el superávit del Ayuntamiento ha permitido realizar estas obras que, de lo contrario, estarían limitadas por la Ley de Estabilidad Presupuestaría y, añade que “quien entre en el Ayuntamiento, lo encontrará saneado, con liquidez, para hacer frente a cualquier inversión, con una deuda prácticamente inexistente, no como lo que yo encontré en 2007, que no había dinero ni para pagar las nóminas. El plazo de pago era a 230 días de media, ahora, se está pagando a 11 días de media”.

Tras año y medio de trabajo, pronto se iniciará el nuevo Centro de Salud y, en el ciclo del agua, Cuéllar ha invertido unos 15 millones de euros (depuradora, tratamiento de agua con carbón activo…) y ha completado la remodelación de todos los accesos a la Villa… “estarán por encima de 40 millones de euros los que se han invertido en Cuéllar en estos 12 años”.

En cuanto al “peor” momento en este periodo… Jesús García cambia el tono de voz y dice “ha habido muchos malos” y, después pasa a contar el último: “Hace unos días, ha muerto un empleado que, la verdad, nos pilló a todos de sorpresa porque así son los accidentes. Era uno de los empleados del camión de la basura y sin saber cómo… ocurrió la fatalidad de que le atropelló el camión…”.

RECETA

En este caso Jorge, de “La Brasería de Cuéllar”, nos ofrece una típica receta de este rincón de la provincia. Para este establecimiento situado en la calle de Agustín de Daza, su plato estrella es el chuletón de buey, madurado durante, al menos, 60 días, proceso fundamental para la carne y, más aún, para la carne de buey, todo un placer cuando se elabora en las brasas.

Desde La Brasería de Cuéllar, nos indican que, para empezar, es necesario cortar y atemperar la carne, siendo 4 cm de grosor lo ideal cuando se hace a las brasas. También es necesario un buen fuego, preferiblemente realizado con madera de encina, por el aroma que transmite a la carne.
Una vez que todo está preparado, se pone el chuletón sobre las brasas, añadiendo sal por ambos lados y dejándolo así durante 4 minutos, a fuego fuerte, por cada lado. Tendremos listo el chuletón de buey poco hecho, listo para comer ¡todo un placer!.

CUÉLLAR EN POCAS PALABRAS

Distancias:
62,7 km a Segovia
Población: 9.570 habitantes
Alcalde: Jesús García Pastor (PP)

Patrimonio:
— Plaza de la Villa y su Ayuntamiento
— Castillo de los Duques de Alburquerque, Monumento Nacional desde 1931
— Muralla de Cuéllar

Iglesias;
— Iglesia de San Andrés (BIC)
— Iglesia de San Martín
— Iglesia de San Esteban
— Iglesia de San Miguel
— Iglesia de Santa Marina
— Iglesia del Salvador
— Iglesia de Santa María de la Cuesta

Monasterios:
— Santa Clara
— San Francisco
— La Purísima Concepción, Concepcionistas
— Santa Isabel o Santa Ana
— La Santísima Trinidad
— San Basilio
— Palacios y casas nobiliarias, salas de exposiciones, museos (Castillo de Cuéllar), Centro de Interpretación del Arte Mudéjar y, Parque Arqueológico de San Esteban.

Fiestas y ferias:
— Feria Comarcal, entre marzo y abril.
— Ferias de Tapas, del Libro, de la Juventud.
— Feria Medieval Mudéjar
— El Niño de la Bola, Año Nuevo y Reyes.
— San Miguel, septiembre.
— Semana Santa.
— Romería del Henar, septiembre
— Los Encierros de Cuéllar, dentro de las fiestas de Nuestra Señora del Rosario, desde el último sábado de agosto.