Tamanka Teatro Cuellar
Espectáculo de Tamanka Teatro en el ámbito de la Feria del Libro de Cuéllar. / C.N

El intenso calor ha echado a los cuellaranos a la calle y la manera de combatir esta ola de altas temperaturas ha sido la . El sábado por la mañana se inauguraba la XIII edición de la Feria del Libro con Juan Carlos Llorente como anfitrión y encargado de abrir dos días a la cultura de los libros. Desde entonces, Los Paseos de San Francisco han sido el lugar en el que ver y empaparse de literatura. Tres librerías de Cuéllar y una segoviana han expuesto sus libros y los vecinos han podido conocer las novedades literarias. Muchos de ellos aprovecharon el descuento en los ejemplares para adquirirlo.

Entre libros y en un ambiente lleno de cultura se sucedieron distintas presentaciones y actividades relacionadas con los libros; también cuentacuentos y teatros en los que los más pequeños fueron los protagonistas de historias que salieron de los libros por un tiempo. Entretanto, la tarde del sábado los libros se envolvieron de danza; los alumnos de Nirvana retomaron la costumbre de celebrar el fin de curso y realizar una exhibición de baile. Esta vez fue solo parte de ella, la de los niños más pequeños, ya que la Fiesta de la Juventud de este fin de semana será el momento propicio para otras exhibiciones.

El baile fue la excusa perfecta para llenar San Francisco de actividad, a la par que se fueron sucediendo algunas de las actividades e iniciativas que se enmarcaron en el Festival de Arte Inclusivo FIARTE, de la Asociación Gente Festeamus. También fue la sala cultural Alfonsa de la Torre el espacio para acoger alguna de estas propuestas culturales, como el espectáculo familiar de María Parrato y sus títeres, ‘La gallina artista o las calabazas de Tomás'.

Para concluir el fin de semana con más cultura todavía, fue el turno de la parte musical más pura, la de los alumnos de la Escuela de Música ‘Cecilio de Benito'. Otra costumbre pausada por la pandemia volvió y con ella la música a las calles: el Paseo Musical sacó a instrumentos y alumnos a la calle, y la música fue protagonista desde la puerta de la Escuela hasta los Paseos, donde The Big Band Theory volvió a sorprender.