La colaboración de la Cámara Agraria de Cuéllar ha sido fundamental.

Totalmente blanco amanecía Cuéllar cumpliendo las previsiones de manera exacta. El viernes por la tarde fue una fina y tímida capa de nieve la que vaticinaba que la gran nevada estaba por llegar. Ya desde primera hora de la noche,  los copos más consistentes comenzaron a caer y a cuajar en las calles y rincones del municipio. El dispositivo de trabajo organizado por el Ayuntamiento desde el martes ante las previsiones comenzaba a esparcir sal y a preparar vehículos que desde primera hora de la mañana se pusieron en funcionamiento. Los aledaños de la Plaza de Toros acogían la organización del dispositivo con Policía Local, Servicios Municipales y Protección Civil.

La capa de nieve sobrepasaba a primera hora los 10 centímetros en algunas zonas de la localidad, sobre todo la norte. Las calles no entendían de escalones ni desniveles: todo estaba cubierto por el manto blanco. Un grupo de ocho operarios de servicios municipales se afanaba por retirar con palas y sal la nieve de las zonas más conflictivas, como el cruce de los paseos. Varios tractores esparcieron sal por las calles para permitir el paso de vehículos. Igualmente necesaria ha sido la intervención de una retroexcavadora para apartar la nieve en las vías. Protección Civil ha incorporado un salero a su vehículo para sumarse a esparcir sal.

La nieve no ha cesado de caer durante toda la jornada de sábado con mayor o menor intensidad, y se espera que continúe haciéndolo durante la mañana del domingo, por lo que la capa sigue aumentando. Varios tractores de la Cámara Agraria de Cuéllar se han sumado a los trabajos de despeje de las vías principales de la villa, que desde 2018 no se veía tan cubierta de nieve, y no con este espesor.

Las recomendaciones del Ayuntamiento y las autoridades han sido de llamamiento a la responsabilidad para evitar percances: si no es imprescindible, solicitan a los vecinos que no salgan de casa. El alcalde de la localidad pedía “paciencia y mucha precaución” a la vez que recordaba que el dispositivo estará trabajando de continuo ante la amenaza constante de la nieve.

Para muchos vecinos la jornada ha sido complicada en cuanto a movilidad, pero los vecinos han recibido con mucho humor la nieve: en las zonas con mayor cantidad, como la explanada del Castillo, los muñecos de nieve, los trineos y todo tipo de artilugios han sido los compañeros de juego. Los más pequeños han disfrutado de tal cantidad de nieve y las estampas que ha dejado esta gran nevada del fin de semana quedan para la posteridad en estos primeros días del nuevo 2021. 

Fotos de la nevada de Cuéllar