Pablo Atienza da una vuelta al ruedo tras cortar una oreja. / A.M.
Publicidad

Para el tercer festejo de la feria taurina de Cuéllar -cuarto tras el aplazamiento de la corrida de rejones- se lidió una novillada seria, con buen aire, enrazada y de impecable presentación del hierro portugués de Condessa de Sobral, vía Torrestrella, que ofreció muy juego y que, al igual que el año pasado en el coso de la villa, fue termómetro de los tres novilleros. Los integrantes de la terna cortaron una oreja cada uno con sus distintos matices. Pablo Atienza selló un notable tarde para ser la primera novillada de la temporada y demostró capacidad. Francisco de Manuel andó sobrado pero se le disipó la ilusión y la alegría delante de la cara del animal; lo que le impide dar un nuevo paso al frente del escalafón como sí hizo la anterior campaña. Manuel Diosleguarde, por su parte, destacó por su valor y sus ganas de agradar al respetable.

El primero ya reclamó atención de salida. Melocotón de capa, bien proporcionado y acucharado de cuerna pero sin ser ofensivo. Serenidad de Atienza con el capote en el recibo. Fue picado a la contra con un medido puyazo y en banderillas se lució Fernando Sánchez con un pinturero par. Confiado y con oficio, pese a ser la primera novillada de la temporada, se mostró el segoviano, que midió cada uno de sus pases ante un animal de enrazada embestida y que repitió cuando él se acopló y le exprimió. Actuación muy templada, que no terminó de redondear a espadas. Petición de oreja y ovación, y aplausos para el astado en el arrastre.

Ensabanado, capuchino, botinero, careto, con cuajo y retador de mirada fue el cuarto. Un tacazo que no regaló nada ni en el jaco ni en la muleta. Careció de prontitud, pero la falta de ligazón y exigencia por parte del segoviano disecó la transmisión que sí tenía. Centrado estuvo Atienza, pero ornamentado la faena a su favor. De uno en uno dejó buenos pasajes y terminó cortando una oreja al cómputo de una notable tarde.

De la factoría Torrestrella saltó el segundo: negro salpicado, con cuello, fino de cabos y recogido de pitones. Firmeza de De Manuel con el capote, sobre todo en el quite donde dibujó una media de ley tras pasárselo cerca por chicuelinas. Se dolió en banderillas y se vino arriba en la muleta. Sacó la casta y en medida genio con profundidad y motor, sobre todo por el izquierdo, e hizo perder pasos al madrileño que se defendió de forma sobrada, aunque sin reunión. Infinidad de pases a base de disposición, pero la falta de conjunción dejó aquella obra huérfana de detalles de calidad. Falló con los aceros y su labor fue silenciada. Otro novillo aplaudido en el arrastre.

Negro listón, bien hecho, con cuello y con las puntas por delante fue el par de De Manuel. Tuvo repetición y codicia en las manos del madrileño, que ofreció un trasteo firme en largometraje. Estuvo muy sereno, pero sin terminar de transmitir ambiente de querer ser ante un manejable novillo. Estocada perpendicular y oreja.

Negro burraco y listón, más alto, serio de cara y bizco de cornamenta fue el primero del lote de Diosleguarde. Recibió dos puyazos en el caballo sin exceso y desarrolló bravura en el trapo. El salmantino tiró de valor, pero el novillo pronto le avisó en un desplante innecesario. Siguió despejado de mente, aún sin rotundidad, y cobró una volterera; que le hizo enfrascarse todavía más en trazo largo. En la medida que se lo permitió se abandonó al natural y finalizó de un espadazo tendido para dar una vuelta al ruedo.

Cayó la noche y salió ‘Brillante’, un negro burraco de la línea Torrestrella, bajo de manos, de proporción homogénea y algo suelto de carnes. Mando y entrega de Diosleguarde en una faena nada conjunta. Los mejores momentos fueron cuando el salmantino consiguió hilar dos pases seguidos, pero el novillo se salió pronto de la muleta y rehuyó de la lidia. Anduvo certero con los aceros y oreja.

Ficha

Plaza de toros de Cuéllar. Tercera de feria. Un tercio de entrada. Novillos de Condessa de Sobral, bien presentados, enrazados y de muy buen juego, a excepción del sexto.

Pablo Atienza, ovación con petición de oreja y oreja.
Francisco de Manuel, silencio y oreja.
Manuel Diosleguarde, vuelta al ruedo tras aviso y con petición, y oreja.

Novillo de Condessa de Sobral, lidiado en Cuéllar. / A.M.