tribunales juicio drogas
Foto de archivo de la sala de vistas del Palacio de Justicia, durante una sesión judicial. / KAMARERO

La Audiencia Provincial de Segovia condena a un hombre a 12 años de cárcel por el delito de homicidio, tras la muerte de un vecino de Cuéllar, de 28 años de edad, al que agredió en la cara y el abdomen con un arma blanca, en junio de 2018. También se le condena a indemnizar a la madre de la víctima con la cantidad de 46.355 euros. El acusado es hermano de la novia de la víctima.

Según los hechos probados, el acusado, que tenía antecedentes penales computables en esta causa, entre las 22.35 y 22.40 horas del 16 de junio de 2021, llegó conduciendo hasta la explanada de la iglesia de San Andrés de la localidad de Cuéllar, en Segovia, donde se cruzó con la víctima, que cruzaba a pie esta exlaF , de 38 años de edad, que en ese preciso instante se encontraba atravesando a pie dicha explanada y que mantenía una relación sentimental con la hermana del condenado.

En cuanto divisó al hombre comenzó a perseguirle hasta que le dio alcance. “En un momento dado, abrió la puerta del conductor del turismo extrayendo de su interior un objeto punzante no identificado con el que le agredió en el rostro y en el costado derecho del tórax con el firme propósito de arrebatarle la vida”.

A consecuencia de la agresión sufrida, el hombre sufrió heridas consistentes en una primera herida incisa-punzante penetrante a nivel región lateral izquierda de la cara, con dirección oblicua ascendente tomando como referencia el surco nasogeniano izquierdo, y que afectó a piel, plano muscular y mucosa bucal, penetrando en la cavidad bucal, con cola superior y otra segunda herida incisopunzante en la zona derecha del tórax que afectó al cartílago costal de la octava costilla, desgarrando el diafragma a ese nivel y penetrando en el hígado, con una dirección oblicua ascendente y de dentro a fuera.

El hombre quedó inconsciente y el acusado lo introdujo en el interior del vehículo para dirigirse, en primer lugar al domicilio donde residía su hermano. “Tocó el claxon del turismo para que éste último le acompañara a llevarle al Centro de Salud de Cuéllar al que llegaron a las 23.02 horas”, dice el auto. Ante la gravedad de las heridas, tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

La herida del hígado provocó una hemorragia a nivel peritoneal, hemoperitoneo y como consecuencia de romper el diafragma se produjo un neumotórax y hemotórax, que agravó su función respiratoria al no poder expandirse los pulmones adecuadamente, lo que provocó un colapso. El hombre falleció finalmente por shock hemorrágico a las 2.23 horas del 17 de junio de 2021 en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

La Guardia Civil detuvo cuatro días después al vecino de Cuéllar por estos hechos y le considera autor de un homicidio doloso. En el marco de esta operación, bautizada como ‘Collaram’, el equipo de Policía Judicial del Instituto Armado en Segovia llevó a cabo inspecciones oculares, así como el registro de su domicilio, con la ayuda de un perro especializado en la localización de restos biológicos.