Imagen de la travesía de San Rafael vigilada por la Guardia Civil. /E.A.
Publicidad

El Gobierno acordó el pasado martes en el Consejo de Ministros el fin de la concesión administrativa de las autopistas de peaje AP-51, conexión A-6 con Ávila; AP-61, conexión A-6 con Segovia, y la autopista AP-6, tramo Villalba-Adanero, para noviembre de 2029. Esta decisión no ha sentado nada bien en el municipio segoviano de El Espinar y concretamente en el núcleo de San Rafael cuyos vecinos conviven con el tráfico de la N-VI. Las reacciones no se han hecho esperar y desde la Plataforma ‘Solución Travesía de San Rafael’ aseguran que “PSOE y Podemos se han vendido igual que lo hizo el PP en 1999”.

“El Gobierno ha decretado que tendremos peaje el máximo tiempo posible, al menos hasta 2029 (y puede que más), y no hasta 2024, opción legal que existía. Se tiene voluntad política para unas cosas, pero en este asunto siempre, sea el partido que sea, acaba por decantarse del lado de los mismos. Y con el agravante de premeditación y alevosía al hacerlo ahora en medio de la crisis del coronavirus”, explican en un comunicado.

Al pueblo de San Rafael se le lleva prometiendo durante décadas todo tipo de opciones para solucionar el problema del tráfico pero la realidad es que nunca se ha llevado nada a cabo. Por el contrario, en Guadarrama, fue en el año 1997 cuando se desvió el tráfico pesado y 2004 cuando se desvió para todo tipo de vehículos. Desde la Plataforma señalan que “con esta solución ya nos avisaron desde la actual concesionaria de la autopista lo que podía suponer a la travesía de San Rafael: la variante podía alterar el actual equilibrio en la distribución del tráfico entre las dos carreteras (la A-6 y la N-VI) y que la variante, si bien iba a resolver el problema de tráfico de Guadarrarna, podía trasladar este problema a la travesía del pueblo de San Rafael a niveles insostenibles”.

“Fue una solución para Guadarrama que a día de hoy pagamos anualmente todos los españoles a Abertis con el millonario peaje en la sombra de la variante de Guadarrama. Pero en el lado segoviano somos ciudadanos de tercera, pues San Rafael, parece ser, no ser digno de tener los mismos derechos que disfruta Guadarrama desde hace ya nada menos que 23 años. Un peaje en la sombra que evidentemente no tendríamos que estar pagando si la concesión hubiera terminado como estaba estipulado en un principio, en enero de 2018”, explican. Desde la Plataforma señalan que “esta lucha no busca enfrentar ni ir en contra de trabajadores de la autopista sino tener las mismas posibilidades y opciones de desarrollo que nuestros vecinos del otro lado del puerto. Para ello, como bien sabemos, se necesita de voluntad política, la misma que a día de hoy no han tenido ninguno de los representantes estatales, autonómicos y por extensión municipales desde el año 1997, que es el año donde empezaron las diferencias entre la cara norte (San Rafael) y cara sur (Guadarrama)”.