Compromís continúa con su batalla contra los símbolos franquistas

1109

El grupo político Compromís en el Senado prosigue su labor contra la existencia de símbolos de la etapa franquista, y ha enviado por vía parlamentaria un nuevo requerimiento al Gobierno  y a tres ayuntamientos de la provincia de Segovia ( Carbonero de Ahusín, Fuente el Olmo de Fuentidueña y San Miguel de Bermuy), para la eliminación de los escudos existentes en la propias fachadas de sus respectivos edificios consistoriales por considerarlos inconstitucionales.

Tal y como ha explicado el portavoz de este grupo político, Carles Mulet, “hasta la fecha actual, localizar los símbolos franquista se ha hecho mediante peticiones de listados de denominaciones de calles con los típicos nombres de dirigentes franquistas, o casos muy mediáticos como el escandaloso monumento en Labajos a Onésimo Redondo”.

A raíz de ello, el Gobierno requirió a 16 ayuntamientos recientemente que retiraran estos símbolos. Entre ellos se encuentran Cabezuela, Cantalejo, Carbonero de Ahusin, Cobos de Fuentidueña, Fuentepiñel, Fuenterrebollo, Honrubia de la Cuesta, Lastras de Cuéllar, Navalilla, Pajarejos, Sacremenia, Sanchonuño, Torreiglesias, Turégano y Veganzones.

Desde que el senador Mulet inició en 2017 una campaña en toda España requiriendo desde el Senado estos cambios, ha conseguido la eliminación de símbolos en Carbonero el Mayor, Fuentepiñel, Lastras de Cuellar, Veganzones, Cabezuela, Boceguillas, Sanchonuño, Cantalejo, Cuéllar, Zarzuela del Pinar o Torreiglesias. En otros casos ha recibido la negativa de la Corporación, como ocurrió en Fuenterrebollo, Honrubia de la Cuesta, Turégano, o el compromiso no cumplido por Labajos.

En otras ocasiones no ha recibido respuesta “a pesar de estar obligados”, recuerda, en el caso de los ayuntamientos de  Villacastín, Cobos de Fuentidueña, Pajarejos, Sacramenia, Navalilla o Riaza.

Sin embargo, en algunos casos, desde Compromis no se ha comprobado si los municipios han llevado a cabo los cambios. Es el caso de Carbonero de Ahusín, donde desde principios de este año lleva colocado un nuevo escudo, correspondiente a la localidad. Su cambio era uno de los objetivos que se marcó la actual alcaldesa, Sandra Ayuso (PSOE) al entrar en el Ayuntamiento en la anterior legislatura. “No era necesario que los lo pidiera ningún grupo parlamentario, porque ya teníamos previsto hacerlo”, explicó la alcaldesa pedánea.

En todo caso, Sara Ayuso también ha hecho otra reflexión, secundando las palabras de algunos de sus vecinos, al criticar que desde el grupo político Compromís se esté obligando a los pequeños municipios a gastar dinero por motivos que en algunos casos no molestan, en lugar de preocuparse por otros asuntos más necesarios como es el acceso a servicios básicos como Internet o aulas escolares, así como buenas comunicaciones en transporte público, algo que desde el Ayuntamiento se viene demandando a la Junta de Castilla y León. “Se preocupan más de temas políticos que de los esfuerzos que hacemos los alcaldes de pequeños municipios para luchar contra el abandono poblacional”, añadió.