Campamento multiactividades de 2019
Publicidad

El verano ha llegado con todas las medidas de seguridad y con ellas un campamento multiactividades algo atípico en Cuéllar. Después de contar con más de 100 niños en otras temporadas, la opción que ofreció el Ayuntamiento fue restringida a familias que realmente necesitaran conciliar la vida familiar y laboral, es decir, familias en las que los dos progenitores trabajen o monoparentales  en las mismas condiciones. Así, esta semana han comenzado con unos 33 niños pero podrán superar los 40 en las venideras, como ha explicado la concejal de Educación y Deportes, Raquel Gilsanz.

Se han tomado todas las medidas de seguridad para que los niños accedan al colegio Santa Clara, lugar en el que se va a desarrollar el campamento. Se han dispuestos varias salidas y entradas y en ningún caso podrán acceder los padres al interior; a los niños se les toma la temperatura a la entrada, y deben acudir con mascarilla -obligatoria- más otra de repuesto. Se les desinfectan los zapatos en alfombrillas y con gel hidroalcohólico proceden en las manos para contribuir a tomar todas las precauciones. Los niños deben llevar su propio estuche y las mochilas se dejan apartadas o cada uno tras su silla. Las cuatro clases están repartidas por pisos y en cada clase hay alrededor de una decena de niños.

Raquel Gilsanz reconoce que las familias han comprendido la situación como requieren las circunstancias, que obligan a que este campamento se use para conseguir conciliar la vida laboral y familiar: “es una situación excepcional y tenemos que dar este servicio para poder conciliar”, reconoce.

Respecto a las actividades que se van a realizar, hay muchas restricciones aunque procuran dar normalidad a la situación. Como en años anteriores, se van a realizar salidas matutinas a lugares del municipio como el Parque de la Huerta del Duque, el de Santa Clara, a la sala cultural Alfonsa de la Torre, a la piscina o a la Plaza de Toros, pero siempre con todas las medidas a cumplir. “Se va a buscar todo lo posible estar en espacios abiertos”, ha comentado la concejal, que ha explicado que lo que se evita a toda costa son las actividades de contacto. Los juegos comunes y el uso de material para varios niños está restringido, lo que limita bastante las actividades; se opta por las manualidades individuales y actividades que no exijan contacto. No obstante, se están desarrollando todo lo posible los programas y proyectos presentados en las pruebas de acceso  de las  monitoras que han sido contratadas, un total de cuatro. Además, se irán incorporando otras cuatro monitoras de prácticas de ocio y tiempo libre y de necesidades especiales.

Se plantea así un verano diferente de cautela para todos en el campamento multiactividades, mientras se facilita la conciliación a tantas familias que lo necesitan.