Alumnas en su primer día de curso ante el saludo del alcalde./ c.n.
Publicidad

El pasado lunes comenzaba en Cuéllar el Programa Mixto de de Formación en Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones’ que organiza la Comunidad de Villa y Tierra, un proyecto con una gran demanda por su calidad y sus resultados en inserción laboral.

El alcalde y presidente de la Comunidad de Villa y Tierra, Carlos Fraile, acudió al aula en el que comenzaron las clases teóricas, en la conocida como cárcel vieja, donde se encuentra asentada la sede de la comunidad temporalmente. El curso tendrá una duración de seis meses, hasta abril de 2020, y cuenta con  formación teórica y práctica. El alcalde charló con las seis alumnas, de edades comprendidas entre los 20 y más de 50, y destacó la necesidad existente de profesionales. animó a todas a estudiar y aprovechar esta formación que, además, este año cuenta con una pequeña contraprestación económica -el 65% del IPREM, y además este año se cotiza por el paro-. Alabó la labor de estos programas que la Comunidad se encarga de difundir y lllevar a cabo, que sirven también para combatir esa “España vaciada”. La gerente de la comunidad hizo hincapié en que el nivel de exigencia de las monitoras es alto, tanto en la parte teórica como en la práctica, en la que los centros colaboradores también se adaptan a ese nivel. Estos son el Centro de Día de Personas Mayores, la Residencia El Alamillo y la Residencia Valdihuertos, una ventaja en varios ámbitos: las alumnas no tienen que desplazarse y abarcan todo tipo de cuidados, desde asistencia a personas mayores como a otros colectivos, como Fundación Personas, del que destacó ser “especialmente enriquecedor”. Las alumnas asisten a clase de 8.00 a 15.30 horas, y las prácticas no tienen un horario fijo, pues depende del centro asignado. Eso sí; todas las alumnas pasarán por todos los centros para conocer los requisitos de cuidados en cada una: rutinas de mañana, de tarde, pisos tutelados de Fundación Personas, Centro Mar de Pinares y cada una de las áreas de estas instituciones. Así, contarán con turnos de mañana, tarde o partido, variando por etapas. 

La aceptación y demanda del curso es total dada la necesidad existente en residencias y centros de atención, donde se reclaman profesionales cualificados con urgencia. Los datos de los cursos anteriores aseguran que hay entre un 67 y un 83% de inserción laboral en estos seis años que se  lleva realizando y una vez culminado el curso. Asimismo, el periodo entre finalizar sel curso y empezar a trabajar no supera los seis meses. Por parte de la Comunidad de Villa y Tierra, desearon que el curso se desarrolle de la manera más fructífera posible para las trabajadoras, deseándolas su rápida inserción al mercado laboral.