diputacion rp miguel angel vicente azucena suarez comida domicilio

El Área de Servicios Sociales de la Diputación de Segovia pondrá en marcha un servicio de comida a domicilio para atender a las personas dependientes de la provincia. El plan ya se encuentra operativo, en modo de prueba, con 40 usuarios repartidos por distintos puntos de la provincia.

El presidente de la Diputación, Miguel Ángel de Vicente, presentó este nuevo servicio, dentro del balance del área del año pasado, y su programación para el presente ejercicio.
De Vicente, quien también tiene reservadas las competencias en el Área de Asuntos Sociales, recordó que este programa de catering se encuentra en fase de pruebas con un plan piloto que utilizan 40 personas. Estos primeros usuarios han sido seleccionados en una primera encuesta realizada por los técnicos de los Centros de Acción Social (Ceass) de toda la provincia. Se trata de personas dependientes y usuarios del Servicio de Ayuda a Domicilio. Hasta el momento se han dispensado 1.960 menús, todos ellos adaptados a las necesidades de cada persona, teniendo en cuenta cuestiones como las intolerancias o alergias, y revisados por un especialista.

La distribución de los menús a domicilio lo viene realizando una empresa privada, que hace una entrega semanal, para que el usuario cuente con comida durante cinco días, de lunes a viernes. Este programa se encuentra ya en marcha en algunas localidades, como Segovia capital, donde funciona desde 2013, que se adjudicó a la empresa Ucalsa.

La Diputación Provincial prevé extender el servicio, dada su buena acogida y que puedan beneficiarse de él, cerca de 800 usuarios. Por ello, la institución ya ha sacado a licitación la prestación de este servicio, para el que se estima la distribución de 42.000 menús anuales. El precio de licitación marcado es de 1.413.535 euros.

Se trata tan solo de una de las actuaciones que lleva a cabo el Área de Asuntos Sociales, quizá la más extensa de las que componen el abanico de la institución. Así se puso de manifiesto en el balance presentado por el presidente.

Y este año pasado, con motivo de la pandemia del Covid, ha tenido que actuar fuera de la programación prevista. De hecho, y según dijo De Vicente, se trata de un departamento que “ha tenido que emplearse a fondo para estar a la altura de lo que la situación provocada por la pandemia requería en cada momento, haciendo un gran esfuerzo de atención a todas las situaciones derivadas de la Covid-19 desde la perspectiva social”. Entre los datos aportados por De Vicente, destaca que la institución provincial ha llevado a cabo 46.649 actuaciones en materia de servicios sociales “llegando a cada rincón de nuestra provincia y a cada vecino que nos necesitaba, adaptándonos a un panorama cambiante que nos ha llevado a realizar 19.672 intervenciones extraordinarias derivadas de la pandemia durante el estado de alarma y la desescalada, activando más de un millar de recursos extraordinarios a causa de la crisis sanitaria de la Covid19”. De esta manera, el Área ha puesto en marcha 21 prestaciones, diez programas y nueve protocolos extraordinarios para dar respuesta a la casuística provocada por la Covid-19.

Dentro de estos últimos hay que sumar seis recursos ordinarios como el Servicio de Ayuda a Domicilio o la Teleasistencia Domiciliaria que se han desarrollado mediante procedimientos más ágiles para hacer llegar las ayudas a la mayor brevedad posible.
Para Miguel Ángel de Vicente es importante “poner en valor el trabajo de todos los profesionales que han estado al pie del cañón, tanto en el territorio como en nuestras residencias, siempre contando con el apoyo de los servicios centrales, teniendo en cuenta la dificultad añadida de activar todos los recursos con la premura que requería la situación”.

El presidente provincial destacó que escuchar a las personas y sus necesidades “nos ha llevado en todo este tiempo a poner en marcha nuevos servicios como el servicio telefónico de atención psicosocial, el servicio de apoyo para la adquisición de productos farmacéuticos, de alimentación e higiene, la atención a situaciones urgentes de riesgo grave de desprotección infantil o violencia de género, las ayudas económicas de emergencia, las becas comedor o las ayudas de alimentación para menores, entre otros”.

De esta manera, detallando un poco más esa cifra global de las casi 47.000 actuaciones llevadas a cabo desde el Área de Asuntos Sociales, más de 15.000 están relacionadas con la información de recursos y con la valoración de demandas para acceder al Sistema de Servicios Sociales y a sus prestaciones; casi 3.000 se corresponden con el número de personas atendidas por las prestaciones gestionadas desde la institución provincial, como el Servicio de Ayuda a Domicilio o la Teleasistencia; más de 1.100 son las intervenciones profesionales realizadas con objeto de apoyar a personas y familias en riesgo de exclusión, desprotección o limitaciones en su autonomía; 434 personas han sido atendidas en los centros residenciales; 828 las personas que han participado en las actuaciones realizadas por la Unidad de Igualdad, Género y Diversidad; 227 menores en 28 municipios se han beneficiado del programa Crecemos; 170 actuaciones han sido realizadas por la Unidad de Intervención Educativa y, por último, han sido atendidas cerca de 1.900 reclamaciones desde la Unidad de Consumo.

Este volumen de cifras fue señalado por De Vicente para destacar el “compromiso” de la institución con las personas, que “no solo ha seguido intacto en todo este tiempo, sino que ha aumentado, tal y como pudo comprobarse en el ‘Plan RefuerzA’ incluido dentro del programa ‘Segovia, Provincia Reactiva’, porque reforzar los servicios sociales ha sido una de nuestras máximas estos últimos meses para conseguir que nadie se quedara atrás”.

Para ello, “ha sido necesario el refuerzo continuo de la plantilla llegando a los 468 puestos de trabajo directos y 441 indirectos, lo que supone más de 900 trabajadores al servicio de las necesidades de las personas que viven en nuestros pueblos”. Esto ha servido para “mantener contacto permanente con los usuarios de servicios sociales ordinarios, llegando a superar los 15.000 seguimientos en los momentos más complicados de la pandemia, dando continuidad a muchas actividades y manteniendo contacto permanente con todas las personas que en ellas participan, habiendo sido una vía capital de apoyo y motivación para los más vulnerables en pleno confinamiento”.

Por otro lado, el presidente de la Diputación repasó algunas líneas que se vienen impulsando para avanzar en la lucha por la igualdad o facilitar la conciliación laboral de las familias segovianas,

Dijo que la Diputación continuará apoyando a los ayuntamientos en materia de conciliación con el Programa Crecemos que mantiene 28 guarderías municipales de la provincia, a través de “un contacto directo con los alcaldes y concejales que nos permite conocer sus necesidades de primera mano”.

Y acabó anunciando la inminente puesta en marcha de la nueva sede del CEAAS de Cantalejo, “un espacio de atención del que se beneficiarán alrededor de 20 profesionales y desde donde se atiende a 19.600 habitantes”.

Objetivo: continuar viviendo en el pueblo

Uno de los objetivos últimos de los responsables del Área de Asuntos Sociales de la Diputación es facilitar en lo posible que los habitantes del medio rural puedan continuar viviendo en sus hogares o lo más próximo a ellos.

En este sentido, el presidente de la Diputación afirmó que el trabajo del área gira en el afán de “estar al lado de las personas más vulnerables, de cubrir sus necesidades básicas y de acompañarlos en el día a día para que puedan seguir viviendo en sus pueblos, donde lo han hecho toda la vida, proporcionándoles los recursos necesarios”.

Este será por tanto uno de los ejes vertebrales dentro del plan de apoyos y cuidados de larga duración a personas que residen en sus domicilios en el que también se contempla la gratuidad del Servicio de Teleasistencia Domiciliaria, la ampliación del número de usuarios de los servicios proactivos de Teleasistencia Avanzada, el mantenimiento del Servicio de Ayuda a Domicilio en el que se incrementarán los servicios de seguimiento y ajuste permanente de las modalidades de prestación a las necesidades de los dependientes o el acompañamiento en domicilios “combatiendo la soledad no deseada, potenciando redes comunitarias y el programa de voluntariado”.

Además, tal y como añadió De Vicente trabajarán “con más intensidad para garantizar el derecho de las personas a sus planes individualizados de intervención, para generalizar el uso de planes de actuación comunitaria con cercanía y presencia en el territorio, y colaboraremos con otras Áreas para intervenir en el entorno para que nuestros municipios sean pueblos adaptados, espacios de convivencia en los que eliminemos barreras físicas, pero también culturales, sensoriales o digitales, haciendo accesibles y cercanos los servicios, propiciando profesionales sociales referentes en la comunidad”.

Por otro lado, dentro del plan de apoyos y cuidados de larga duración a personas que viven en los centros residenciales -dijo- “continuaremos reforzando nuestro modelo de atención centrado en la persona con planes basados en la historia y proyectos de vida de las personas, apoyando su autonomía y capacidad de elección, y diseñando actividades de ocio y ocupacionales que resulten significativas para ellos”.

Para llevar a cabo este modelo es fundamental continuar con la remodelación arquitectónica y medioambiental de los centros residenciales dependientes de la Diputación, por ello “a los fondos propios contemplados en el presupuesto vamos a sumar los fondos europeos que nos permitirán invertir más de 1,2 millones de euros en el acondicionamiento de estos espacios de convivencia, con una arquitectura centrada en la persona que permita personalizar los espacios, generando un ambiente de hogar como venimos haciendo desde la puesta en marcha de la primera unidad de convivencia en el CSS La Fuencisla”.

La Diputación continuará con la organización de la atención en unidades de convivencia poniendo en marcha la segunda en el CAMP El Sotillo, finalizando las obras de la tercera y la segunda en la Residencia de Mayores La Alameda y el CSS La Fuencisla respectivamente, y con el pleno funcionamiento de las cinco unidades del Centro Juan Pablo II, a la par que “eliminaremos barreras para favorecer la autonomía personal y la movilidad de los residentes, diseñaremos jardines terapéuticos aprovechando los exteriores de los centros residenciales e implicaremos a los residentes en el cuidado del medio y la sostenibilidad”.