encierro Cuellar martes
Uno de los tradicionales encierros celebrados en la villa de Cuéllar. / C.N

Para los cuellaranos ha sido un año duro sin sus fiestas patronales; como para los vecinos de cualquier localidad, las fiestas patronales suponen un impás que sirve de impulso para el resto del año. La pandemia mundial frenó todos los eventos y, aunque parecía increíble, los cuellaranos han pasado un año sin sus encierros, su tradición. Cuéllar es una localidad totalmente ligada a los toros a través de las fiestas en honor a la Virgen del Rosario. El último domingo de agosto, cada año, se cumple un rito ancestral que muchas generaciones de cuellaranos conservaron para las actuales: conducir los toros desde los corrales hasta las calles de la villa y hasta la Plaza de Toros.

Después de este año en el que no ha habido encierros, varios colectivos, asociaciones, Ayuntamiento, medios de comunicación locales y numerosos particulares, tanto del municipio como de fuera, se han unido para editar un vídeo para levantar el ánimo de los convecinos y visitantes que hacen de Cuéllar su patria.

Con este audiovisual quieren transmitir un mensaje directo y claro, “ya queda menos”; “somos conscientes de la incertidumbre que pesa sobre la celebración de los encierros de este 2021, pero estamos seguros de que lograremos recuperar, antes o después, nuestra comunión con el toro”, comentan desde estos colectivos.

La edición del vídeo ha corrido a cargo de Diego de Diego, miembro de la Peña Taurina El Encierro. Más concretamente, han colaborado el Ayuntamiento de Cuéllar, los medios de comunicación y corresponsalías de Cuéllar, la Asociación Eh Toro, la Entidad de Promoción y Recreación ‘A Caballo’, la Asociación Cuellarana Amigos del Caballo y la ya nombrada Peña Taurina El Encierro. El agradecimiento es también para los particulares que con sus imágenes, recogidas en las fiestas de estos pasados años, han logrado que se plasme el recuerdo de lo que los cuellaranos ansían que vuelva a suceder. Algunos de estos colaboradores han sido Luc Gobyn, Daniel Martín de Blas, Víctor y Carlos Martín, F.J. Hernández Calvo, Antonio Romera, Marcos Sanchidrián, Manu Mantilla, Mónica Rico y Alfonso Rey.

En este vídeo, que ya corre por todas las redes sociales y se difunde a gran velocidad, se puede contemplar el encierro en todas sus partes. La especial belleza desde la salida de los corrales y el paso por los pinares es una de las partes más emotivas; imágenes incluso en primera persona de los caballistas hacen que el espectador se traslade al interior del traslado por el campo.

No se olvidan las tradiciones, también partes fundamentales de encierro: el baile de rueda, el aguardiente, dianas y pasacalles devuelven al espectador a esos momentos únicos previos al encierro por las calles. Le siguen imágenes de las calles: talanqueras a rebosar, corredores preparados para el trayecto en el que mejor se desenvuelven y la expectación de unos que provocan los encierros más antiguos de España. A todo esto le acompañan mensajes que comienzan en una Plaza de Toros vacía, y al que sigue una Plaza Mayor repleta de fiesta, en un pregón inolvidable para muchos.

Al vídeo no le faltan imágenes del resto de festejos que componen las fiestas y que se ligan al toro: encierros de promoción, probadillas, cortes en un ruedo lleno de jóvenes, corridas, novilladas, rejones y mucho sentimiento llenan este vídeo que culmina con un “Falte lo que falte, ya falta menos”. El mensaje que se transmite es esperanzador para una vecindad que suspira por volver a llenar las calles de jolgorio, la Plaza Mayor de júbilo y la de Toros de reses, tras un tiempo de resignación que más pronto que tarde, terminará.

Incertidumbre de 2021

Para todos los vecinos, la pandemia quebró las esperanzas de un verano lleno de festejos taurinos por la comarca que culminan con los encierros de Cuéllar. Todo pasó a un último plano para dejar protagonismo a lo más importante, la salud, cuidarse para volver a disfrutar de fiestas que otorgan identidad a la villa. Ante la suspensión de las fiestas de 2020 y una Plaza Mayor vacía el último sábado de agosto a las 19.00 horas, la mirada se fijaba en la misma fecha, la misma hora, pero 2021. No obstante, a algo más de tres meses para que acabe la cuenta atrás, la incertidumbre copa todo pensamiento de futuro.

Las vacunaciones avanzan pero es muy complicado calcular si para entonces se habrán cumplido los plazos y las expectativas que permitan volver a celebrar eventos masivos como las fiestas patronales de Cuéllar. Los vecinos dividen sus opiniones; para muchos, este será un verano muy parecido al de 2020, con algo más de libertad y avance, pero sin llegar a la meta, lo que aplaza las fiestas a 2022. Para otros, la esperanza empujará al virus y Cuéllar estará a tiempo de celebraciones. Sea cual sea la sucesión de acontecimientos, “ya falta menos”.