el espinar colectivo azalvaro recogida basuraleza
Voluntarios del Colectivo Azálvaro trabajan en la recogida de desperdicios. / EL ADELANTADO

La ONG Colectivo Azálvaro continúa con su lucha particular contra el abandono de residuos en la naturaleza mediante y gracias a la participación ciudadana. En esta última ocasión se han unido al proyecto ‘LIBERA 1m2 por la naturaleza’, cuya convocatoria a nivel nacional fue el día 11 de junio en playas, bosques y ríos.

“Se trata de una gran recogida de basura abandonada que amenaza nuestros ecosistemas y nuestra salud, que se enmarca dentro de las acciones del proyecto ‘La conservación de la avifauna protegida en Segovia frente a los tendidos eléctricos’, (gracias a la convocatoria de Ayudas Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, Fundación Caja Segovia y CaixaBank)”, explican desde el Colectivo.

Este tipo de acciones se hacen cada año para que miles de kilos de residuos sean retirados de la naturaleza y depositados correctamente en el lugar que les corresponde. “¿Qué pretendemos conseguir con este tipo de acciones? El principal objetivo es concienciar a la ciudadanía sobre el problema que supone el abandono de residuos en la naturaleza, empezando por la pérdida de biodiversidad y terminando por la contaminación de suelos y agua, pasando por el impacto paisajístico y el peligro de incendios”, aseguran.

La batida se realizó en el paraje denominado “Cañadas Hondas”, vía pecuaria y finca municipal donde los vecinos llevan sus reses para el aprovechamiento de sus pastos. Lugar donde se encuentra una de las Áreas de Alimentación Suplementaria de Aves Necrófagas, donde Milanos reales y negros, Buitres negros y leonados, entre otros, se alimentan diariamente.

“Botellas y bolsas de plásticos, toallitas húmedas, colillas, mascarillas, etc…, nos acompañaron en nuestra jornada, poniendo en peligro la vida de este ecosistema y la propia salud del hombre. Pero la estrella de los residuos en la jornada de basuraleza, fueron los neumáticos, recogidos en la cuneta de la carretera SG-500”, recuerdan desde la organización.

De los 145 kilos totales de residuos que fueron recogidos, la inmensa mayoría fueron retirados de las inmediaciones de la Planta de Transferencia de Residuos donde se producen los denominados “volados” de plásticos y otros elementos que el viento dispersa en las inmediaciones de dichas instalaciones, provocado en la ejecución de la actividad y servicio en la gestión de los residuos.

“Desde el Colectivo Azálvaro llevamos tiempo denunciando el estado lamentable del paraje denominado “Cañadas Hondas”, creemos que unas pequeñas acciones en el diseño de la tolva, como la colocación de Cortinas Industriales de PVC, evitarían los continuos volados de plásticos, que se dispersan en esta Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA)”, aseveran.

“Gracias a todos los que participamos, miembros del Colectivo Azálvaro y voluntarios, que nos sentimos orgullosos del trabajo realizado y sobre todo de formar parte de ese grupo de personas que no deja sus residuos en la naturaleza y que tenemos un objetivo común: ¡no tener que realizar más este tipo de actividades! Pues significaría que los espacios naturales están limpios y podemos disfrutarlos en todo su esplendor”, concluyen desde la dirección del Colectivo Azálvaro que trabaja en El Espinar.