Por más que la imaginación se nos vaya a un knörr con su dreki en la proa causando pavor por la costa atlántica y que, llegando a Oporto, se introduce en la desembocadura del Duero, remonta kilómetros y kilómetros hasta llegar a Aniago y de allí por el Eresma hasta Coca, la idea principal es bastante distinta y nos va a llevar de un lado al otro de Europa hasta terminar en la villa segoviana pero sin necesidad de postular una repoblación vikinga en el centro de la península.

Nos centramos en las tierras que rodean el mar Báltico. Según el historiador latino Tácito, allí vivían los pueblos germánicos antes de migrar por todo el norte de Europa hacia el 500 a.C. y, entre ellos, nos encontramos la tribu de los Chauci, que terminaron habitando entre los ríos Elba y Ems, en Frisia (actualmente Holanda y el noroeste de Alemania). El parecido fonético con Cauca es muy evidente; pero hablando de similitudes, no es que Kaunas (la ciudad más populosa de Lituania) difiera tanto…

Este pueblo germano invadió Retia (Suiza) en el 162 d.C. y entraron como tropas auxiliares en las legiones de Marco Aurelio: sí, el emperador de Gladiator, película históricamente hablando un tanto arbitraria; si realmente nos interesa la época, es mucho mejor Yo, Julia, el libro de Santiago Posteguillo… pero me estoy yendo por las ramas.

Dejemos a los caucos, los querusos y los marsos peleando contra otras tribus germánicas. Volveremos con ellos. Vamos a avanzar unos siglos y nos trasladamos al Danubio rumano donde hordas de godos están atravesando la frontera del imperio romano empujados por los hunos. Nos cuenta el historiador latino Amiano que un gran grupo se va a refugiar en un bosque llamado Caucalendenses locus durante el imperio de Teodosio el Grande, curiosamente, también muy relacionado con Coca. Este lugar se halla en Transilvania, sin que los estudiosos se pongan de acuerdo del lugar exacto. Lo cierto es que estamos ante otro topónimo con claras similitudes con Cauca.

La etimología de Caucalend parece clara: -lend- deriva de una raíz indoeuropea *lendh2 ‘pradera, llanura’ que se alteró a ‘país o tierra’ ya en protogermánico (Iceland o England, tienen la misma raíz), por lo tanto, estaríamos ante ‘la tierra de los Cauca’. ¿Será de nuevo nuestra tribu viajera que llegó hasta esa zona tan al sur, la ocupó y terminó por recibir el nombre de sus ocupantes? Se sabe que los visigodos sí se concentraron allí, pero nada de sus “primos”, aunque se dice de ellos que eran uno de los pueblos más populosos entre los germanos.

El germanista decimonónico Lorenz Diefenbach y, posteriormente, Julius Pokorny, estudioso de las lenguas celtas y de su mundo en general, trasladan la idea de que los Cauchi germanos fueron los primeros vikingos ya que en el siglo I d.C. arrasaron la costa atlántica de Galia, llegando incluso hasta Irlanda en sus correrías, donde existió un grupo tribal denominado Kaukoi, aunque no todos los historiadores y lingüistas están de acuerdo con esta última afirmación. Con el tiempo, a estos vikingos se les llamaría sajones, ya sea porque se asimilaron a la cultura celta, ya sea porque fueron conquistados por este pueblo.

Vamos a acercarnos más a la Cauca romana. En el 153 a.C., Appiano nos indica que un general lusitano llamado Kaukainos o Kaukenos atraviesa el estrecho de Gibraltar, después de hacerle la vida imposible a las legiones romanas en la península ibérica, para invadir el norte de África, incluso buscar algún tipo de alianza con Cartago. Al pueblo lusitano, que se situaba a norte y sur del Tajo, se le considera protocelta. No podemos obviar que el nombre de este caudillo tiene un parecido total con Cauca, nuevamente.

Más. Todos sabemos que Antonio Machado murió en Colliure en 1939 pero no tantos, que esta ciudad francesa era la Caucoliberum romana. Liber en latín significa ‘libre, exento, independiente’. Si bien es cierto que los caucos y los galos debieron tener unas relaciones intensas, que un grupo de aquellos llegaran a fundar una ciudad en la costa mediterránea, junto a los Pirineos, parece poco probable, pero eran piratas…

Por último, en la Ilíada de Homero, aparece el pueblo de los Caucanos en Asia Menor aunque, según nos vamos alejando, menos probabilidades hay de que estén relacionadas, lógicamente. ¿Qué haríamos, entonces, con Cáucaso?, palabra que nos viene del latín, pero que seguramente no tenga que ver con las lenguas indoeuropeas (IE).

En el mapa podemos ver los lugares que hemos señalado. Kaukainos lo he situado en los alrededores del Tajo aunque sea nombre personal.

Etimología

Quizá la primera pregunta que nos debamos hacer no es lo que significa Cauca sino, más bien, si todos estos nombres que hemos citado están relacionados de alguna manera. Lo que antes se viene a la cabeza es que todos ellos están en zona de pueblos indoeuropeos, lo que no implica, necesariamente, que procedan de la misma lengua.

La hipótesis más plausible es que la raíz IE implicada sea *kobugo ‘halcón’ que el escritor esloveno Lucijan Vuga relaciona con el protogermánico *xabukaz (también lo hace el ya citado Pokorny), con el mismo significado; de ahí se llegaría a la raíz cauc- en germano (lengua de los pueblos godos). Aportemos un dato curioso: en etrusco evolucionó a capys; de aquí, al latín arcaico *accaput(ax)r > accipiter “azor”, uno de cuyos resultados en castellano tenemos reflejado en Peña Cítores, en la sierra de Guadarrama.

Visto esto, tendríamos que a ese pueblo germano que piratea las costas galas e inglesas y que con el tiempo se convertirían en los más conocidos sajones, se le apodó ‘los halcones’.

Otras alternativas las aportan filólogos españoles como Francisco Villar, que plantea para la villa segoviana una variante *cab-uca también IE, quizá un diminutivo o un nombre asociado a las corrientes de agua; Juan García Alonso prefiere la división *kau-ko con sentido adjetivo: más o menos ‘el cortado’; en relación con esta opinión se encuentra el galo (celta): Kau ‘piedra’, más un morfema adjetival que significaría algo así como ‘pedregoso’.

Y al final

En conclusión, sigue sin haber nada claro sobre el significado de Coca. La relación con otros nombres parecidos a lo largo de Europa, solo nos dice que la raíz habría que buscarla entre los pueblos indoeuropeos llegados desde el este a lo largo de toda la prehistoria aunque, incluso eso, puede ser discutible. Podría tratarse hasta un nombre propio de persona, tal y como se dice de la Lituana Kaunas o del caudillo lusitano Kaukainos.


José Mª Martín Mesa