firma biomasa web
Firma de los presidentes de las comunidades de vecinos./ c.n.
Publicidad

El propio despacho del alcalde de la villa fue el espacio escogido para la firma de contrato de cinco comunidades de vecinos como renovación de suministro a la red de biomasa. El concejal delegado en estos temas, Luis Senovilla, mostró la satisfacción de que estas comunidades, que engloban a 205 vecinos, comprometan su suministro de agua caliente y sanitaria a la red de biomasa. “El esfuerzo por parte del Ayuntamiento, de Somacyl y de las comunidades firmantes es un avance dentro del compromiso con el cambio climático, el ahorro en emisiones de CO2 y la eficiencia energética”, reconoció Senovilla. Las comunidades firmantes del documento son Los Rosales, El Santillo, San Sebastián (fase I), Polideportivo 1, y Los Claveles.

La planta de biomasa está suministrando alrededor de 550.000 megavatios al año, de los que el 62% lo consumen parte de las comunidades representadas en esta firma. Supone un importante ahorro en emisiones de dióxido y supone seguir estando “a la vanguardia de las energías renovables y de suministro”. El concejal recordó que cuando comenzó a usarse la biomasa, en 1998, era la primera red en España con la idea de vender energía térmica a los consumidores. “veinte años después, nos encontramos con que el número de redes de calor de este tipo ya supera las 400, que nos superan en eficiencia como en usuarios, pero no en antigüedad”, comentó el edil. Esta renovación supone ir a la cabeza y ha supuesto inversiones en planta de más de 200.000 euros, pero también en las propias comunidades, con la instalación de contadores individuales. En muy poco tiempo ya será obligatorio contar con estos dispositivos individuales para que se conozca el consumo, como un derecho que es. La inversión de los contadores, por parte de Somacyl, ha alcanzado los 158.000 euros, más la inversión de las unidades de contador.
La nueva reglamentación no se basa en los consumos históricos sino en un importe fijo a las comunidades y un importe por consumo. De este modo, los gastos fijos que abonan van a servir para compensar esa necesidad fija que tiene la planta en su producción, y después cada uno pagará en función del consumo que tenga, un precio por kilovatio. La facturación se seguirá haciendo de manera bimensual.

El presidente de la comunidad de vecinos de Los Rosales explicó que durante esos días se habían hecho unas lecturas del mes de marzo y abril para sacar una media de consumo. Casualmente, marzo ha sido uno de los meses más fríos y abril más moderado, por lo que la media que se extrapola de consumo es la previsible. Traducido a gastos, el incremento es muy leve, “pero sube algo”, como detalló. en dicha comunidad, el consumo de media de estos meses y por vecino es de entre 900 y 1000 kilovatios. El coste para adaptar las comunidades a estas nuevas medidas para la renovación del contrato aún no han sido estimados. Cada contador individual ha supuesto 60 euros, y el resto de la obra civil, de armarios para incluir contadores, pinturas y demás necesidades no se han calculado todavía.

En definitiva, estas cinco comunidades apuestan durante otros 15 años por la red biomasa, pionera y que sigue ofreciendo buenos resultados y comodidades a los vecinos.