cigüeña
Un ejemplar de cigüeña blanca, muy común en el cielo segoviano. / KAMARERO

La reproducción de la cigüeña blanca en el entorno del Refugio de Rapaces de Montejo se mantiene en niveles similares a los últimos años, aunque ha decrecido el número de pollos ligeramente, con 102 avistados, por 115 en 2021 y 164 en 2020. Los datos han sido recogidos por el presidente del Fondo para el Refugio de Rapaces, Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo, que ha realizado el censo en el entorno del Refugio, concretamente en parte del nordeste de Segovia, sur de Burgos y suroeste de Soria.

De los nidos revisados, 68 estaban ocupados por alguna cigüeña alguna vez, y 58 tuvieron éxito en la cría: un nido con cuatro pollos, diez con tres pollos, 26 con dos y 16 con un pollo, lo que da un total de 102 pollos que en principio salieron adelante. Los nidos revisados corresponden a 58 pueblos, en su mayoría de la provincia de Segovia (38), 11 de Burgos y 9 de Soria.

El presidente del Fondo para el Refugio explica que estos datos reflejan en los últimos 20 años una media de 1,47 de productividad, y de 1,97 de tasa de vuelo.

El pueblo en el que más pollos se registraron fue en Campo de San Pedro, con un total de 11. Así, en uno de los silos grandes paralelos, viniendo por la carretera de Riaguas, se encuentran seis nidos, cinco de ellos regentados, y tres con éxito, con cuatro pollos. En el otro silo, se ubican otros cinco nidos, con cinco pollos en total. En Ayllón, se han contabilizado cuatro pollos. En la Iglesia de Santa María la Mayor hay seis nidos, con un total de cuatro pollos, y en la Iglesia de San Miguel se contabilizan otros dos pollos de un nido. También en Estebanvela y Riahuelas se han sumado cuatro pollos en cada uno, registrándose tres o menos de tres en el resto de localidades.

Como en años anteriores, el censo se ha realizado en los meses de abril, mayo y junio, especialmente en los veinte primeros días de junio, con algunos datos antes y después de esos meses. En la comarca, los pollos más adelantados de cigüeña suelen volar por primera vez hacia finales de junio o primeros de julio.

En su libro ‘Las cigüeñas de Alcalá’, Juan Prieto Martín explica que suelen volar entre uno y cuatro pollos por nido. La media es de 2,33 pollos por pareja con éxito en la cría. Alguna vez han llegado a volar cinco pollos en un nido (cinco veces en veinte años) y excepcionalmente seis pollos.