Enrique San Jose
El alcalde de Castrojimeno, Enrique San José, en una de las dehesas municipales. / EL ADELANTADO

La localidad segoviana de Castrojimeno pondrá a disposición de los ganaderos abulenses afectados por el incendio de Navalacruz, que arrasó más de 22.000 hectáreas en catorce términos municipales a ambos lados de la sierra de la Paramera, sus más de 650 hectáreas de dehesas de propiedad municipal para su uso durante uno o dos años, hasta que los pastos de la sierra abulense se recuperen.

Así lo ha anunciado el alcalde de la localidad, Enrique San José, que promueve esta iniciativa “para mostrar nuestra solidaridad y apoyo con los ganaderos que tras el devastador incendio tendrá problemas en los próximos meses para procurar pasto para sus reses“. San José ha señalado que se trata de “un pequeño gesto”, insuficiente ante la magnitud de los daños ocasionados, pero que desde el municipio han pensado que “puede ser una ayuda que permita a algunos ganaderos respirar más tranquilos“.

El alcalde ha explicado que el procurador socialista en las Cortes de Castilla y León, José Luis Vázquez, le puso en contacto directo con Benigno, alcalde de Navalcruz, a quien ha trasladado el ofrecimiento y le ha pedido que dé traslado de ello a todos los ganaderos de todos los pueblos afectados. “No sabemos si finalmente nuestras dehesas podrán ser lugar de pasto para los animales de los ganaderos afectados, pero Benigno nos ha dicho que sólo el gesto merece toda la gratitud por parte de los vecinos de la comarca incendiada hacia Castrojimeno y su alcalde“.