Castilla y León pide más financiación para ayudar al sector de vino ante la Covid-19

305

La Junta de Castilla y León ha reclamado al Ministerio de Agricultura una financiación adicional para ayudar al sector del vino por los problemas derivados del Covid-19.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha participado este jueves, por videoconferencia, en la reunión sectorial que el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha celebrado con los consejeros del ramo de las comunidades autónomas.

Según ha informado la Consejería, Jesús Julio Carnero, ante la declaración del estado de alarma, ha planteado los problemas del sector del vino que tiene “un problema importante de salida de producto debido a las restricciones producidas por el Covid-19 que se agudizará con la nueva vendimia”.

Por ello, Carnero ha solicitado más financiación para las nuevas medidas que se van a incorporar al Programa Nacional del Sector Vitivinícola español, apoyando especialmente la cosecha en verde y la destilación de crisis.

Desde la Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural se considera al sector del vino un pilar básico económica y socialmente, con una facturación que supera los 1.000 millones de euros anualmente y exporta por valor de 215 millones.

Además, el consejero ha apoyado las ayudas para los ganaderos de ovino y caprino aunque ha reclamado que se aumente el número de animales subvencionables de 70 a 130 y se amplíe el plazo de sacrificios a un mes más desde la finalización del estado de alarma.

Carnero ha recordado que necesario que, además de esta ayuda, se aprueben por la Comisión Europea las referidas al almacenamiento privado de carne de ovino y caprino ligero (lechazos y cabritos), en este caso destinada a los industriales que operan con la carne ante el frenazo de los sacrificios.

Ha asegurado que la producción de la carne de cochinillo, dirigida al canal de restaurantes y hoteles en más de un 90%, está parada y carece de salida, por lo que ha insistido en que es necesario extender las ayudas que ya se dirigen al lechazo y al cabrito con una subvención de 32 euros por animal sacrificado.

Además, el consejero ha demandado del ministro que se tenga en cuenta el impacto de la crisis en el producción del cerdo ibérico y los problemas de la ganadería de lidia.