Para los más pequeños, la nueva experiencia de la carrera solidaria fue todo un éxito. / c. núñez
Publicidad

El colegio Santa Clara de Cuéllar vivió ayer una jornada muy intensa. Tras el espectáculo de magia dentro del Festival Internacional ‘La villa encantada’, les tocó a los niños les tocó correr por una buena causa. Lo hicieron encantados y así se vio en sus caras, felices de participar en este proyecto en el que el colegio se embarca por cuarto año consecutivo. Esta vez se ha sumado a la iniciativa la empresa de servicios del ciclo integral de agua Aquona; especializada en la recuperación y protección de los recursos y comprometida con la sostenibilidad en el cuidado del agua, también colabora desde hace más de 4 años con los programas de agua de UNICEF en distintos lugares del mundo.

Gotas para Níger es una iniciativa de UNICEF Comité Español que comenzó en 2008, que tiene por objetivo movilizar a centros educativos de Castilla y León a través de carreras solidarias que impulsan cambios reales en las vidas de los niños, niñas y adolescentes Níger. En lo que va de 2019, 28 centros educativos de Castilla y León se sumaron a la iniciativa Gotas para Níger, movilizando más 15.000 euros.En este sentido, a través de los fondos que se movilizan con esta nueva marcha de Gotas para Níger, UNICEF seguirá trabajando para promover el acceso a agua saneamiento e higiene en escuelas de Níger, con el fin de asegurar que los niños, especialmente los más vulnerables, accedan a fuentes de agua mejorada, servicios de saneamiento en escuelas, y se promocionen medidas de higiene, con el objetivo último de prevenir enfermedades, también en situaciones de emergencia.

Alumnos y profesores disfrutaron corriendo por una buena causa un año más

Distintas distancias en un recorrido desde el colegio hasta el parque de Santa Clara en la parte de la rotonda sirvieron para que las camisetas azules de los niños se movieran para acercar las mejores condiciones sanitarias y de higiene hasta las escuelas de Níger. Conscientes de que no todos los niños del mundo tienen las mismas posibilidades ni calidad vida, que para algunos algo tan básico como el agua no está al alcance de su mano, los alumnos de Santa Clara corrieron y dieron todo de ellos para ayudarlos. Agustín Gallego, director del centro, y toda la plantilla de profesores, disfrutaron de la iniciativa un año más y tan implicados como siempre, en favor de la concienciación y la ayuda a los más necesitados.