Fueron dos años que tiñeron de negro la vida de todos. Y dejaron en blanco el calendario festivo. Pero la pandemia y las restricciones que ella trajo consigo parecen haber caído ya en el olvido. Así lo demuestra desde hace semanas Segovia, que respira un ambiente festivo a lo largo y ancho de toda la provincia. Esto bien lo saben los vecinos de Carbonero el Mayor, quienes han vuelto a vestirse de peña y disfrutan desde el pasado viernes 9 de septiembre -y hasta mañana- de su periodo más añorado, que por el momento se desarrolla sin incidentes reseñables y con un amplio programa de actividades: las fiestas en honor a la Virgen del Bustar.

“La gente tenía muchas ganas de fiestas”, señala el concejal de Festejos del municipio, Pedro Migueláñez, al tiempo que asegura no haber notado “apenas cambios” en comparación con años anteriores en cuanto al volumen de gente que está formando parte estos días de las fiestas, al tratarse de unas de las más seguidas de la provincia.

“Hay muchísima animación, el pueblo estaba el fin de semana hasta arriba”, sostiene Migueláñez. El clima festivo se prolongó desde “por la mañana hasta por la noche”, ya que las actividades se desarrollaron a lo largo de todo el día, mientras que hoy y mañana “la gente sale más de día que de noche”. No obstante, el concejal reconoce que el lunes es un día “incluso más fuerte” que el sábado: “Desde las 12:00 hasta las 22:00, Carbonero está a reventar, viene gente de Segovia, muchos autobuses…”, manifiesta.

El momento más esperado

Los carbonerenses lo esperaban con ganas; el sábado a las 11:30 horas, un repiqueteo de campanas dio el pistoletazo de salida a las fiestas. Tal y como explicó la alcaldesa de la localidad, María Ángeles García, en una entrevista concedida a este diario hace unos días, “después de tener varias reuniones con la comisión de festejos, con las peñas y las asociaciones”, se modificó la hora de la misa en honor a la patrona de Carbonero y la ofrenda de flores por la reina y las damas de honor, que tuvo lugar el sábado a las 12:00 en la ermita, y la hora del chupinazo para inaugurar las fiestas, que fue a las 18:30.

A las 23:00 horas se llevó a cabo la suelta de reses, para que el encierro urbano tuviera lugar algo después, a las 00:00. Uno de los participantes, vecino de Cabezuela, recibió un “pequeño puntazo” y tuvo que ser trasladado al Hospital General de Segovia, donde fue operado de urgencia. Por el contrario, no se registraron incidentes en el tradicional encierro urbano que se realizó ayer a las 9:00 horas por el recorrido habitual. Esto esperan que se repita cuando hoy de comienzo a las 9:30 el encierro por el campo, al que seguirá el habitual encierro de las calles de la población, y a las 21:30 horas, en el encierro de promoción para mayores de 18 años, por el recorrido tradicional.

Lo cierto es que fue el viernes a las 23:55 horas cuando se produjo la primera toma de contacto con las fiestas, con un concurso de cortes, saltos y quiebros que coronó a Jorge Gómez, de Bercial, como el gran triunfador de la noche. Algo después, a las 1:30 horas, la música entró en escena con una actuación de la orquesta ‘Lapsus’, organizada por la Comisión de Festejos de Carbonero el Mayor en la Plaza de Abastos.

Este año, además, tuvieron un pregonero de lujo el sábado 3 de septiembre, el ciclista Francisco Herrero, campeón de España de Ultramaratón en 2021, que animó a los presentes a fomentar la práctica deportiva desde pequeños.

Una de las señas de identidad

Es sabido que las fiestas no son solo sinónimo de diversión, sino también de encuentro y de reencuentro. Este es el espíritu que tratan de mantener vivo las peñas, sin cuya implicación no sería lo mismo puesto que, junto con la comisión de festejos, organizan diversos eventos que tienen un claro objetivo: hacer disfrutar a todos los vecinos y visitantes, al margen de su edad.

Las peñas son una de las señas de identidad de las fiestas en honor a la Virgen del Bustar. “En algunas hay niños pequeños y gente de hasta casi 70 años porque muchos no se van y siguen en las peñas”, relata el edil. De ahí que, durante estos días, organicen comidas, actuaciones y diversas actividades pensadas para todo tipo de público, como la gran chocolatada que han convocado para hoy a las 9:30 horas en la entrada del pueblo, o la fiesta de la espuma a las 13:30 horas en la plaza de Abastos.

Cada noche, y como es habitual, las orquestas que protagonizan las tradicionales verbenas –hoy es el turno de ‘Musical Compass’- ponen el punto y final a unas jornadas que llenan el pueblo de música y vida.