20 2 WEB
Los hermanos Arandilla, con sus premios. / EL ADELANTADO

Los premios de mayor reconocimiento en el sector porcino, los Porc d’Or, tienen este año un sabor muy segoviano. La gala de este 2021, que se celebró este pasado fin de semana en Sevilla, tuvo como protagonistas a Francisco y Eduardo Arandilla, jóvenes procedentes de Carbonero El Mayor y al frente de Ibéricos Valcorba que ya se alzaron con galardones en ediciones anteriores, y que en esta ocasión “han arrasado”.

Ibéricos Valcorba recibió nominación en tercera categoría a granjas de más de 900 cerdas en tres ámbitos: longevidad, nacidos vivos y tasa de partos. En la primera se han alzado con un bronce por su tasa de 49,59 lechones. En la segunda han logrado la plata con un 9,10, y en la tasa de partos se han subido a lo más alto del podio con el oro (96,76).

El cómputo global, la homogeneidad y estabilidad en la granja en datos a lo largo del tiempo, les llevaba a recibir la nominación al diamante, que se traduce en mejor granja de España de cerdo ibérico. El trabajo y la constancia de todos sus trabajadores les ha llevado a lo más alto y conseguir este premio que les lleva a lo más alto del sector. “Somos un gran equipo humano en el que todos sumamos, y eso nos hace ser mejores”, explica Francisco Arandilla, respecto a la calidad de su equipo de trabajo, junto a su hermano.

Los Porc d’Or saben más que nunca a Segovia gracias al esfuerzo de estos dos jóvenes, que pretenden continuar en esta línea de excelencia en el producto porcino.