Un momento de la ceremonia./L.M.
Publicidad

El cementerio de Cantimpalos acogió un emotivo y caluroso homenaje a todos los fallecidos en la localidad por el coronavirus y también a todos los que perdieron la vida durante estos meses, en los que no se pudieron realizar velatorios ni funerales.

El acto fue organizado por el Ayuntamiento, que habilitó un altar y sillas para todos los participantes. El alcalde, Amador Álvarez, trasladó su pésame y cariño a todos los familiares. Hubo ofrenda de flores y se depositó una corona en la cruz del cementerio que simboliza a todos los difuntos.

El alcalde quiso poner en valor el ejemplo y la solidaridad de todo el pueblo y destacó que “es un orgullo para este Ayuntamiento tener personas tan solidarias”.

La misa fue oficiada por el sacerdote de la parroquia Pablo Montalvo, participando el coro parroquial y el equipo litúrgico. Se pidió por todos los que han muerto a consecuencia de la pandemia y por todos los que están enterrados y descansan en este cementerio uniéndose los vecinos al dolor por la separación de todos sus seres queridos.