IMG 5646

Tras la conclusión de la restauración de escombreras en varios puntos del término de Cuéllar gracias al proyecto de la Junta de Castilla y León, la Concejalía de Medio Ambiente ha querido poner en marcha una campaña de gestión de residuos que apela a la responsabilidad individual. Va dirigida a  todos aquellos propietarios de enseres agrícolas o utensilios abandonados que están ubicados en parcelas públicas municipales: cañadas, cunetas y lados de caminos. Se va a invitar a todos los vecinos de los barrios de Cuéllar a limpiar esos enseres de su propiedad que han sido depositados ahí. Para ello se va a buzonear una carta que plasma el sentido de lo que se quiere conseguir: que todos esos objetos desaparezcan de lugares públicos “en los que lo único que hacen es convertirse en focos de suciedad y una contaminación visual poco deseable” reconoce el edil de Medio Ambiente, Tomás Marcos. 

La campaña de residuos no acabará en este punto, porque será el Ayuntamiento quien siga trabajando y poniendo de su parte para la limpieza. Como es sabido y palpable, existen puntos en el entorno, en pinares, campos y zonas naturales, en los que de manera “desmedida y con tácticas de escondrijos”, se utilizan para ocultar residuos. Normalmente son de demolición y según afirma el concejal, tienen localizados al menos una docena, “a sabiendas de que hay más”.

Por eso, antes de que acabe el año, los servicios municipales, provistos de camión y pala retroexcavadora, eliminarán estos focos. “Estas tareas no se acaban nunca, es increíble que la gente, a pesar de las facilidades que se dan con el Punto Limpio, todavía haya desalmados que utilizan la nocturnidad para dejar algo que les constaría muy poco dinero dejar, incluso de manera gratuita”, comenta el edil.

Marcos quiere hacer hincapié además en que los distintos contenedores de basura del pueblo deben ser utilizados para su fin; “en los de basura orgánica, solo deberíamos meter basura orgánica, en los de papel, solo papel, y abandonar ciertas prácticas”, señala. Reconoce que se encuentran todo tipo de objetos en los contenedores de basura orgánica y que ese tipo de enseres deben ir al Punto Limpio, para cuidar el entorno y también la maquinaria de recogida, que se puede ver afectada.

Una carta que apela a la colaboración

El edil Tomás Marcos quiere dirigirse de manera personal a todos los vecinos y lo hará a través de una carta en la que se explica la problemática de residuos y las soluciones inminentes. Explica que se puede contemplar con frecuencia que maquinaria agrícola obsoleta, aperos de labranza y enseres múltiples e inservibles están depositados en parcelas de propiedad pública, contaminando visual y ambientalmente.

Con esta carta pretende llamar la atención de todas aquellas personas que tienen depositados enseres en parcelas que no son de su propiedad: “solicitamos su colaboración para queprocedan de manera voluntaria a la retirada, antes del 31 de enero, de este tipo de enseres claramente abandonados”. El documento recoge la disposición del Ayuntamiento a abordar cada problemática particular y la solución al respecto. El concejal habla de compromiso de todos por la mejora del entorno, fundamental para la convivencia y para poder disfrutar de un municipio más limpio y saludable en Cuéllar y todo su entorno más cercano.