Casa adornada en el Barrio de Pavía de Caballar. /E.A.

Mucho se habla de la iluminación de los grandes núcleos urbanos en redes sociales y en medios de comunicación. E igualmente, paralela a esa realidad, está la de los pueblos pequeños que también tienen actividad en esta época del año y preparan la . Este es el ejemplo del pueblo segoviano de Caballar, en el que buena parte de sus vecinos adorna sus casas con todo tipo de guirnaldas y objetos luminosos en este periodo tan especial del año. Esta iniciativa ofrece un colorido especial y un enfoque particular en esta bella localidad segoviana.

Los vecinos se han puesto manos a la obra y han comenzado a ornamentar el exterior de sus casas con gusto. Junto con las luces más comunes, ocupan espacio estrellas fugaces, renos nórdicos, árboles iluminados y guirnaldas.

En cuanto a los dispositivos eléctricos, cabe destacar que la mayoría de ellos son LED, de bajo consumo y certificado de eficiencia energética A, contribuyendo al cuidado del medio ambiente; de cuya preservación son conscientes los habitantes de este pueblo segoviano que posee una gran riqueza natural en torno a sus fuentes, huertas y montes.

En el ánimo de todos los caballerenses está el que la situación epidemiológica permita que los hijos del pueblo que están fuera puedan pasar las Navidades en el pueblo. “Es la mejor noticia que pudiéramos tener: cada uno en su casa, pero el pueblo unido”. Otro vecino ironiza sobre la conectividad en la localidad: “Con esta iluminación comunicamos lo que sentimos… porque si tuviera que ser por la cobertura móvil y la fibra óptica, qué sé yo que pasaría”. Por último hay que reseñar que son muchas las personas de los pueblos de alrededor que se acercan hasta Caballar para disfrutar de esta iluminación de la que hacen gala sus vecinos: “Así se ve que hay gente en los pueblos más allá del verano, y que aquí se celebra la Navidad. En la tele solo sacan a las ciudades”.