Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. / Jose Antonio Santos
Publicidad

Pocos son quienes no han oído hablar nunca de este pequeño pueblo de la provincia de Segovia. Ubicado en la comarca de Tierras de Segovia, a 31 km de la capital y con una población que no alcanza los 100 habitantes, Caballar es muy conocida porque, en su iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, en una capilla lateral y en un imponente relicario de plata, se guardan las reliquias, los cráneos, de los hermanos de San Frutos: san Valentín y santa Engracia.

La historia no termina ahí. En tiempos de sequía, cuando las cosechas peligran y, como decía el poema de Machado, “lo único que se puede hacer es rezar”, la tradición manda que tras el permiso otorgado por el obispo, algo que no siempre ocurre, se ponga en marcha el rito de ‘La Mojada’o lo que es lo mismo, introducir en la Fuente Santa, ubicada en el término de Caballar, los cráneos de los santos para pedir que la lluvia vuelva a aparecer en los secos campos. De hecho hoy, en el siglo XXI, no es extraño escuchar a algún segoviano la expresión “sacar a los santos” cuando por cualquier contratiempo, se necesita ayuda…

Pero, antes que nada, recordemos algunos datos sobre Caballar: Esta localidad se asienta sobre un antiguo castro romano y se tiene conocimiento de su existencia desde el siglo XII (año 1123), cuando la reina doña Urraca entregó la población al obispo de Segovia.

En aquellos documentos aparece con el nombre de Cova Cavallar al existir en la zona una gran cueva o abrigo natural, que era utilizado como cuadra de caballos. En el siglo XIII, en 1247, ya se conocía como Cavallar, nombre que ha derivado con el tiempo en el actual: Caballar.


Patrimonio

Uno de los puntos más destacables y visibles, por su gran tamaño, es la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción que fue construida en el siglo XIII, tiene una sola nave, cabecera semicircular, pórtico y torre.

Este templo destaca, entre otras cosas, porque todo él se cubre con una bóveda de medio cañón, caso raro en la provincia de Segovia. Por su parte, el pórtico está casi cegado, a causa de las reformas que se han realizado a lo largo de los años.

En su interior, encontramos un imponente retablo realizado por Eugenio de la Cruz, en 1683. En una capilla lateral del templo, dedicada a san Frutos y sus hermanos, santa Engracia y san Valentín, se muestra un relicario realizado por un platero segoviano del siglo XVIII con la reliquia de los santos de Caballar (santa Engracia y san Valentín) quienes fueron decapitados por los musulmanes y sus cabezas arrojadas a la Fuente Santa, aunque sus cuerpos se encuentran enterrados en el Priorato de San Frutos del Duratón.

En el patrimonio de Caballar, también destacan, en el paraje conocido como ‘Las Tres Ermitas’, las ermitas dedicadas a los hermanos de San Frutos, al santo eremita y a santa Catalina. De todas ellas, solo una, la dedicada a santa Engracia y san Valentín, se encuentra en buen estado, las otras dos, dedicadas a san Frutos y santa Catalina, están en situación de ruina.

La ermita de santa Catalina fue una construcción sencilla dentro del pueblo que se realizó, según la inscripción de su entrada en la que se lee “Ave María Purísima, año 1783”, en el siglo XVIII.

La ermita de San Frutos, por su parte, está ubicada cerca de la Fuente Santa. Está en ruinas pero aún se pueden contemplar sus muros de mampostería y las vigas de madera.

Otros lugares de interés son las fuentes naturales, porque, como dice la alcaldesa, “en Caballar todo gira en torno al agua y, en el origen de los arroyos ‘el del Horco’ y, ‘el de La Nava’, se encuentran las fuentes que ha facilitado la existencia de huertas y productos, de gran fama y calidad.

La Fuente Redonda, ubicada en mitad del valle por el que transcurre el arroyo Horco, es una de las más caudalosas; La Fuente del Caño, a mitad de camino entre la Fuente Redonda y el puente por donde cruza la carretera que va desde La Cuesta a Caballar; Fuente Fresnera, en el Valle del Arroyo de La Nava y, la Fuente Santa…. nace en el pueblo, entre el arroyo de las Mulas y el camino del Carravillar, tiene un caudal muy abundante. Es la más conocida porque según la tradición a ella se arrojaron las cabezas de los santos de Caballar tras ser decapitados por los musulmanes y en ella se realiza el rito de “Las Mojadas”. Sobre ella se ha construido un pequeño templo con una cruz en su parte superior.

Fiestas

En Caballar, a lo largo del año se celebran las fiestas de san Isidro Labrador, en mayo; san Antonio, en junio; la romería de Fuente Santa, el primer domingo de septiembre; san Valentín y santa Engracia, los días 26 y 27 de octubre, coincidiendo con la fecha en la que se celebra la fiesta dedicada a San Frutos ese mismo mes.

Este año, la fiesta dedicada a los hermanos de San Frutos, se celebrara en las fechas oficiales porque caerán en sábado y domingo. En otras ocasiones, cuando el 26 y 27 no caen en fin de semana, la fiesta se traslada al último fin de semana del mes de octubre.

Caballar hoy

La alcaldesa de Caballar desde 2011, Susana Gómez Martín (PP), que hace pocas fechas ha sido reelegida para su tercer mandato al frente de este Ayuntamiento, comenta que esta pequeña localidad segoviana, ubicada a 31 km de la capital, cuenta con 85-90 habitantes censados.

La mayor parte de los vecinos se dedica a la agricultura pero, ahora son muchos quienes compatibilizan este trabajo con otros que realizan en industrias o empresas cercanas a Caballar y, tampoco olvida la alcaldesa, el importante número de vecinos, jubilados ya, que viven de sus pensiones.

Como dato significativo, la alcaldesa comenta que el pueblo perdió una parte importante de sus población, hace algunos años, cuando los avances de la vida llevaron, sobre todo a los más jóvenes a las ciudades, y ahora, “desde hace unos años, nos va faltando gente, gente mayor que va falleciendo”.

Entre los aspectos destacables de esta localidad, aparte de su estrecha relación con el agua y con los santos de Caballar, hay que señalar que es paso obligado en el Camino de San Frutos, un camino de peregrinación entre Segovia y la ermita de San Frutos, en las Hoces del Río Duratón, con un total de 77 Km. Este camino, permite conocer de cerca la parte nordeste del provincia de Segovia, una de las más despobladas.

La alcaldesa comenta que no siempre saben cuándo pasan peregrinos porque “si ellos no solicitan que les selles o que les enseñes la iglesia…” pero sí que se ven personas o grupos, tanto andando como en bicicleta que se dirigen a la ermita de San Frutos.

En relación a las obras que se están realizando en Caballar, de momento realizadas por la anterior corporación (tres concejales de los que solo la alcaldesa repite), destaca la pavimentación de calles y encauzar el río a su paso por el pueblo.

Son varios los proyectos que la alcaldesa y el resto de la Corporación tienen en mente para poner en marcha durante los próximos cuattro años pero, hasta que no se conviertan en realidad… prefieren no comentarlos. Solo hay uno que no les importa mencionar porque, no es ningún capricho sino una necesidad: Mejorar la cobertura para los teléfonos móviles, conseguir que se coloque una torreta porque “tenemos muy mala cobertura” (damos fe de esta dificultad).

Para terminar Susana Gómez nos cuenta, en relación a la última ‘Mojada’ que se realizó en el pueblo, que tuvo lugar en el año 1992, cuando se realizaron dos “Mojadas”, una el 9 de mayo y, otra quince días después, el 23 de mayo aproximadamente. Por cierto, en la primera ‘Mojada’ no llovió pero sí en la segunda, cuando a los campos ya no les resolvía nada porque la cosecha estaba “completamente perdida” pero, mejoró la situación de los embalses dedicados al consumo habitual de agua.

Desde el año 1992, no se ha vuelto a solicitar otro permiso para realizar “La Mojada” porque este rito solo se practica cuando la sequía es total… La Mojada, se practica en Caballar pero, debe ser solicitada en diversas cofradías de diversos pueblos, lo que hace que sea complicado.

Al preguntar a la alcaldesa si la situación de sequía de este año no era suficiente para solicitar una ‘Mojada’, comenta que “yo solo he vivido una mojada, la del año 92 y, aquello fue extremo. Este año se recogerá poca cosecha pero, se recogerá algo, en aquel momento, no había…nada”.

También comenta Susana Gómez que son muchos quienes visitan la localidad preguntando por el lugar donde se encuentran las reliquias de los santos, por la Fuente Santa y por las Mojadas y, quieren visitar la iglesia, que pertenece a la Ruta del Románico de la Junta de Castilla y León, y conocer la historia que rodea a este lugar…

Casas rurales

Caballar cuenta con varias casas rurales en las que se puede descansar y conocer la historia y el entorno de este lugar, entre ellas, la casa rural ’Fuente de Poval’ dispone en su exterior de jardín y barbacoa, en el interior, bañera de hidromasaje, chimenea y acceso a internet. Esta casa rural se encuentra en un viejo edificio de los años 50 que ha sido rehabilitado.

Otra de las posibilidades es la casa rural La Fuente de Pavía, con capacidad para 6 personas. Dispone de jardín y barbacoa, chimenea y acceso a internet. Está construida en lo que fue una antigua casa de labranza.

Además hay una tercera casa rural, La Fuente del Monte, con capacidad para 6 personas, dispone en su exterior de jardín y barbacoa, mientras que en el interior, dispone de chimenea y acceso a internet. La Fuente del Monte, se encuentra en un edificio restaurado que mantiene todo el encanto de los edificios rústicos.

A la hora de comer, en los locales del Ayuntamiento, se encuentra el bar de Caballar donde también se pueden tomar algunas raciones tradicionales.

RECETA

Desde este conocido rincón de la provincia, contando con las fechas en las que nos encontramos, aportaremos una receta habitual, que cuenta con muchas fórmulas diferentes pero muy buscada durante el verano: El Gazpacho.

Ingredientes (para 4 personas): 750gr de tomate en rama, un pimiento verde italiano pequeño, un diente de ajo, un pepino, 250gr de miga de pan del día anterior, 100 gr de aceite de oliva virgen, vinagre de jerez al gusto, unas rebanadas de pan.

Modo de prepararlo: Para empezar, lavaremos todas las verduras, se limpian de semillas y restos para después trocearlos y ponerlos en un recipiente hondo para triturarlo. En este paso, añadiremos la mitad del pimiento, la mitad del pepino pelado, el diente de ajo, medio vaso de agua y sal. Triturar todo hasta que quede como una crema muy ligera para después, añadir el aceite y el vinagre al gusto y, cuando todo esté mezclado, se pondrá en el frigorífico durante un par de horas.

Para acompañar, se pueden freír las rebanadas de pan cortadas en dados y cuando estén preparadas, ponerlas sobre un papel de cocina para eliminar el aceite sobrante. También se cortará medio pimiento y medio pepino en dados pequeños… Este combinado se añadirá al gazpacho una vez servido.