Los asistentes bailaron las tradicionales jotas ante las reliquias de los santos. / VÍCTOR SANZ
Publicidad

Tras una semana completa de actividades y las verbenas en días precedentes, hoy, día 1 de septiembre, se ha celebrado en Caballar la romería a la Fuente Santa en honor a sus patrones, los santos Valentín y Engracia, hermanos de San Frutos, patrón de la Diócesis de Segovia.

A las 11.30 horas ha comenzado el tradicional repique y bamboleo de campanas. En el campanario había varias personas para poder voltear los bronces que penden de la torre románica de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.

A las 12 horas salió la procesión con la urna que contiene las reliquias de los santos Valentín y Engracia rumbo a la Fuente Santa, lugar en el que la tradición establece que fueron martirizados en el siglo VIII d.C.. La comitiva procesional, con sus estandartes, cruz parroquial y pendones de damasco, desfilaba por las calles del pueblo camino de la ‘Tranca’ de la Dehesa municipal. Desde allí, se emprendió rumbo a través del prado comunal hasta la pradera de la Fuente Santa donde se celebró una misa de campaña.

Durante la eucaristía, tuvo lugar el momento más esperado por los vecinos y devotos de estos santos: la veneración de las reliquias. Los fieles, formando una larga fila, se aproximaron a besar el relicario mientras se entonaban los Gozos de estos santos segovianos. La celebración, que contó con dos sacerdotes y dos acólitos, fue presidida por el párroco de la localidad, Ildefonso Asenjo Barbolla.

Tras la misa, se volvió a rehacer el camino regresando a la iglesia parroquial. Durante el itinerario, decenas de parejas danzaron ante las reliquias de sus santos en una mañana de calor. La música corrió a cargo del grupo local Los Pako’s, sucesores del gran dulzainero caballarense Francisco García Blanco y su tío, Facundo Blanco Herrero, de El Cubillo.

A la puerta de la iglesia, se procedió a la subasta de los ‘bandos’ (palos de las andas) donde se porta el relicario. Dichos remates tienen un final bastante elocuente: “Si no hay quien dé más, los santos benditos le den mucho que dar”.

Esta fiesta no es la única que la villa dedica a sus patrones. Los días 26 y 27 de octubre de nuevo la localidad segoviana les rendirá tributo y homenaje en su fiesta, a la que los vecinos llaman tradicionalmente ‘La Función’.