Bioammo
Publicidad

La compañía biotecnológica BioAmmo ha arrancado la producción y la comercialización de los primeros cartuchos biodegradables y biocompostables destinados a caza y tiro deportivo.

Esta solución supone un hito en la industria armamentística a nivel mundial, ya que se trata de la única compañía del mundo que ha conseguido sustituir los cartuchos de plástico por un material bioplástico creado a partir de bioplomeros 100% de origen vegetal, lo que les hace respetuosos con el medio ambiente con la eliminación total de plásticos en su fabricación.

La factoría, ubicada en Santa María la Real de Nieva, emplea a 25 trabajadores y prevé aumentar la plantilla hasta 50 empleados en los próximos meses.

Nada más arrancar, la compañía exporta el 80% de la producción al extranjero (Estados Unidos, Reino Unido, y países del norte y este de Europa), países con gran conciencia medioambiental. Para dar respuesta a esta demanda, que se espera siga creciendo en los próximos meses, la fábrica ampliará la actividad de uno a tres turnos para funcionar de forma ininterrumpida durante las 24 horas del día y alcanzar una producción anual de 40 millones de cartuchos.

La fábrica de BioAmmo se levanta sobre una extensión de 3 hectáreas de terreno, con posibilidad de ampliación hasta las 13 has. La instalación de esta factoría en esta pequeña localidad de apenas mil habitantes ha supuesto un dinamizador para la generación de nuevos puestos de trabajo y un revulsivo económico para la provincia, ya que la mayoría de los operarios son de la localidad o municipios cercanos.

El proyecto, liderado por el empresario Enrique López-Pozas, ha requerido una inversión superior a los 8 millones de euros y ha contado con la financiación de la Junta de Castilla y León, Bankia y el capital de inversores privados. Asimismo, cuenta con el respaldo de todas las instituciones políticas de la región, ya que esta fábrica es el mejor ejemplo de que innovar en el medio rural es posible.

La contribución de BioAmmo a la industria armamentística es la más sostenible y respetuosa con el medio ambiente de todas las que existen en el mercado. Esto es así porque el material utilizado para la fabricación de los cartuchos (vainas y tacos) se ha obtenido a partir de materiales 100% vegetales que se degradan por acción bacteriana en el plazo de entre 6 y 24 meses, y vuelven a la naturaleza en forma de biomasa con lo que los microorganismos, hongos y algas procesan todo el material haciéndolo desaparecer por completo.

El resultado no son solo cartuchos respetuosos con el medio ambiente sino también con un rendimiento superior, en cuanto a velocidad y presiones, respecto a los cartuchos tradicionales.  Esta innovadora solución posee la patente AAA para el uso del material bioplástico en municiones tanto en España como en otros 55 países.

BioAmmo  surge en un momento muy favorable gracias a la creciente concienciación que existe en la sociedad de parar el cambio climático y buscar soluciones, productos y prácticas más respetuosas con el medio ambiente. Se adelanta así a la normativa europea que limita el uso de plásticos en materiales de un solo uso, prohibidos a partir de 2021, y sienta las bases para hacer de la actividad cinegética un sector más comprometido con el medio ambiente. De este modo, BioAmmo abre la veda para la aplicación de la normativa sobre plásticos de un solo uso al sector de los cartuchos de caza, una regulación que, hasta ahora, no había sido planteada al no existir una alternativa.