Vecinos y visitantes se reunían en el centro, que hacía las veces de bar social. /E.A.
Publicidad

Becerril pide ayuda. Este pequeño núcleo del nordeste de la provincia, dependiente de Riaza, sufrió el pasado puente de la Inmaculada un aparatoso incendio que destruyó por completo el teleclub, un centro cívico que también hacía las veces de bar social y ambulatorio médico, un espacio muy utilizado por los vecinos, para reunirse y celebrar fiestas y actividades. Según se hace eco la revista ‘El Nordeste de Segovia’, en la noche del 10 de diciembre se generó un fuego, por causas que se desconocen, que acabó por prender y quemar el edificio. Los vecinos lamentan que cuando se dio aviso a los bomberos de los hechos, tardaron una hora y media en llegar desde Segovia.

El edificio contaba con dos plantas, que daban espacio al bar social, que abría todos los fines de semana, y el centro cívico, al que se tenía acceso siempre que se quisiera y daba la oportunidad de realizar talleres, actividades y eventos, en general, dando vida a un pueblo que en periodos vacacionales incrementa considerablemente su población, sobre todo infantil.

Los vecinos lo construyeron hace 30 años gracias a aportaciones voluntarias y al trabajo de todos. Ahora se han quedado sin nada y vuelta a empezar, como manifiesta a esta Redacción Eduardo Cadenas, miembro de la junta directiva de la Asociación Hogar Becerril. El Ayuntamiento de Riaza, con su alcalde Benjamín Cerezo a la cabeza, les ha ofrecido su ayuda, pero los vecinos necesitarán además la solidaridad de cuantas personas quieran aportar su granito de arena a la causa. El correo de contacto es: asociacionhogarbecerril@gmail.com