Imagen de archivo de la plaza de los Dolores de La Granja, realizada un miércoles de mercado.
Imagen de archivo de la plaza de los Dolores de La Granja, realizada un miércoles de mercado. / L. SANZ
Publicidad

El Ayuntamiento del Real Sitio de San Ildefonso ha aprobado, de manera inicial, un reglamento de convivencia ciudadana. El documento, que está ahora en exposición pública a la espera de alegaciones y mejoras por parte de los ciudadanos, se aprueba, según reza, a causa de “actitudes irresponsables por parte de ciudadanos y colectivos minoritarios que se manifiestan en el mobiliario urbano, fuentes, farolas, parques y jardines, en las señales de tráfico, en las instalaciones municipales y en otros bienes, que suponen unos gastos de reparación cada vez más importes que distraen la dedicación de recursos municipales a otras finalidades y, que al tener que ser afrontados por el Ayuntamiento, se sufragan en realidad por todos sus vecinos”.

Así, además de prohibir taxativamente el mal uso del mobiliario, se prohíben “las pintadas, escritos, inscripciones y grafismos en cualesquiera bienes, públicos o privados”, para lo cual, los agentes de la autoridad o los trabajadores municipales, “podrán retirar o intervenir los materiales empleados cuando las pintadas e inscripciones se realicen sin la preceptiva autorización municipal”.

Además, cuando, con motivo de actividades lúdicas o deportivas autorizadas, “se produzca un deslucimiento por pintadas en cualquier espacio público o elemento existente en la vía pública los responsables de las mismas están obligados a restablecer el estado original del bien o de los bienes afectados”.

Por otro lado, quedará prohibida tanto “la colocación de carteles, vallas, rótulos, pancartas, adhesivos, papeles pegados o cualquier otra forma de propaganda o publicidad”, como “rasgar, arrancar y tirar a la vía pública carteles, anuncios, pancartas o similares”.

Asimismo, se prohíbe “esparcir y tirar toda clase de folletos, octavillas o papeles de propaganda o publicidad y materiales similares en la vía y en los espacios públicos”, y los repartidores de publicidad domiciliaria “no podrán colocar propaganda fuera del recinto del portal de los edificios”.

Terrazas

En otro índole de temas, los titulares de quioscos y de establecimientos con terrazas, veladores y otras instalaciones en la vía pública “están obligados a mantener limpios el espacio que ocupen y su entorno inmediato y sus instalaciones, sin utilizar ni permitir que pueda utilizarse el espacio público” reservado para la terraza para un uso distinto, en particular, apunta el reglamento “para aparcar vehículos”. Además, la limpieza deberá realizarse “el momento de cierre del establecimiento”. El reglamento también prohíbe “almacenar o apilar productos o materiales junto a las terrazas, al igual que fijarlo o atarlo a elementos públicos como farolas o similares aún siendo elementos propios de la terraza”.

Sanciones

Cada uno de los incumplimientos de este reglamento están estipulados como infracciones leves, graves o muy graves y puede consultarse en el Consistorio granjeño o a través de su página web. En este sentido, las infracciones leves serán sancionadas con multas de 100 a 300 euros, las infracciones graves serán sancionadas con multas de 300,01 hasta 1.500 euros y las determinadas como muy graves serán sancionadas con multas que irán de los 1.500,01 hasta los 3.000 euros.

La imposición de las sanciones previstas en el reglamento, según establece el texto, será compatible con la exigencia al infractor de la reposición de la situación alterada por el mismo a su estado originario así como con la indemnización de los daños y perjuicios causados.

Además, en caso de ser bienes municipales, el Ayuntamiento tasará el coste de la reparación, que el infractor también abonará.

Este reglamento ha sido aprobado de manera inicial pero estará en exposición pública hasta el próximo día 10 de abril.