Ayllón y Carbonero el Mayor piden refuerzos para sus plantillas de la Guardia Civil

La subdelegada en Segovia, Lirio Martín, refrenda el compromiso del Gobierno

EL ADELANTADO / SEGOVIA

La subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, acompañada por el teniente-coronel, jefe de la comandancia de la Guardia Civil, Jose Luís Ramírez, se reúne en audiencia con las alcaldesas de Ayllón y Carbonero el Mayor para tratar diferentes asuntos relacionados con la seguridad de sus localidades.

La alcaldesa de Ayllón, María Jesús Sanz ha querido trasladar la situación en la que se encuentra Ayllón, considerando importante “el mantenimiento del cuartel” y “el refuerzo de las plantillas”. Por su parte, la subdelegada le ha transmitido que el Gobierno de España ha hecho una apuesta fuerte por el mundo rural, y la permanencia de todos los cuarteles, ya que “es fundamental para el futuro de los pueblos”. De igual manera, ha refrendado el compromiso de mantener “la unidad del Seprona en el cuartel de Ayllón”. 

En cuanto al refuerzo de las plantillas, le ha confirmado que al igual que el año pasado por estas fechas, “se está a la espera de la incorporación de nuevos agentes” como consecuencia del concurso de traslados. También ha recordado que la Guardia Civil da servicio 24 horas al día, de forma presencial o contactando por teléfono, en cuyo caso la patrulla de Guardia Civil se desplaza al domicilio de la persona demandante del servicio correspondiente.

Posteriormente, la alcaldesa de Carbonero el Mayor, María Ángeles Herrero, ha tenido un encuentro en el que ha solicitado “una mayor presencia de la Guardia Civil”. La subdelegada le ha transmitido que “se hará todo lo posible” para reforzar el servicio, esperando que se aumente la plantilla para garantizarlo.

En todo caso, la subdelegada ha dejado claro que “la tasa de criminalidad en la provincia es baja, muy por debajo de la media española, y también por debajo de la media de Castilla y León”. Por ello, Martín afirma que “la provincia de Segovia es muy segura y no hay motivos para alarmarse, los datos lo avalan, aunque no hay que bajar la guardia y por eso se trabaja para aumentar las plantillas”.