Audiencia Provincial Juzgados Guardia Civil
Fachada del Palacio de Justicia, sede de la Audiencia Provincial de Segovia. / KAMARERO

La Audiencia Provincial de Segovia impone 20 años de internamiento máximo en un centro psiquiátrico al joven con trastorno mental agudo que mató a un familiar a puñaladas en Aldea Real y lo absuelve del delito de asesinato con alevosía al concurrir la eximente de enajenación mental, tras alcanzar un acuerdo entre la Fiscalía y los abogados de la familia de la víctima y del acusado.

El acuerdo incluye que el joven no podrá entrar en Aldea Real ni comunicarse ni estar a menos de 500 metros durante diez años de la familia de la víctima, a la que tendrá que indemnizar con más de 500.000 euros. Por tanto, no habrá juicio y el joven será internado en un centro psiquiátrico en régimen cerrado durante veinte años. Semestralmente, el Juez de Vigilancia Penitenciaria elevará a la Audiencia una propuesta de mantenimiento, cese, sustitución o suspensión de la medida.

La sentencia considera probado que, sobre las 20:30 horas del 28 de junio de 2021, R. H. A. acudió al domicilio de la prima de su padre y de su marido, en Aldea Real. Una hora y media después, cuando su tío llegó del trabajo, entró en la cocina y, sin mediar discusión y sin motivo aparente, le apuñaló en al menos tres ocasiones en el pecho, la espalda y a la altura de la clavícula provocándole una hemorragia interna que derivó en su muerte.

Los informes psiquiátricos, claves para el reconocimiento de la eximente de enajenación mental por las partes, tenía anuladas sus facultades intelectivas y volitivas al presentar un trastorno del espectro de la esquizofrenia y un trastorno psicótico en fase aguda.

Tras cometer el crimen, el joven estuvo en paradero desconocido durante 15 horas hasta ser detenido en Veganzones, a 23 kilómetros de Aldea Real, e ingresó en Psiquiatría del Hospital General. La víctima, de 49 años, tenía dos hijos de 19 y 14 años y trabajaba como camarero en un restaurante de Segovia.