Actuación de la Banda Municipal de Música de Coca, bajo la dirección de Asier Doval, durante el pasado concierto navideño. / Nerea Llorente
Publicidad

El litigio que enfrentaba al director de la Banda Municipal de Música de Coca, Asier Doval, y al Ayuntamiento del municipio por las discrepancias en lo que a contratos laborales por prestación de servicios del primero al segundo se refiere y que tuvo lugar el pasado jueves 18 de junio, ha resultado favorable para Doval, quien pedía el reconocimiento de hasta diez años de trabajo en la localidad y el establecimiento de un contrato acorde a la asiduidad de sus labores tanto en la escuela de música como en la Banda Municipal.

La relación laboral del músico con el Consistorio comenzó el 3 de noviembre de 2010, siendo este profesor de la escuela de Música, en la especialidad de trombón y tuba; pasando a ser director de la misma en el ejercicio 2012-2013. Tras esto se sucedieron varios contratos anuales (periodo octubre-junio) y otros tantos temporales en los meses de verano, para dirigir los eventos estivales de la Banda de Música.

Los hechos noticiables recientes pasan porque desde el 31 de mayo del presente año, la Banda de Música de Coca se encuentra sin director al cargo dado que el acuerdo contractual terminaba en esa fecha. “Estoy muy contento porque se hayan reconocido mis derechos laborales ya que llevo trabajando aquí desde 2010. No tengo muy claro qué hará el Ayuntamiento respecto a esto, pero ahora que ha comenzado la nueva normalidad la agrupación debería volver a los ensayos, cosa que, sin director, con mi contrato finalizado, es preciso que ofrezcan una solución cuanto antes. La institución tiene que seguir funcionando”, afirma Doval.

La sentencia del juzgado de lo social número 1 de Segovia dicta que la relación contractual laboral que ha vinculado y vincula a la parte actora con la administración demandada, tiene carácter indefinido, fijo discontinuo, con todas las consecuencias legalmente anudadas a tal declaración, con antigüedad de fecha 3 de noviembre de 2010, condenando a la parte demandada a acatar y cumplir la anterior declaración.

Para tal conclusión, este Juzgado ya tuvo ocasión de pronunciarse sobre idéntico objeto procesal, en múltiples sentencias, ya firmes, como la que se resolvió sobre el despido de un profesor de clarinete, que al igual que Doval, había venido prestando sus servicios por cuenta de una entidad local, en la Escuela Municipal de Música y Danza dependiente de la misma, como profesor de música, especialidad clarinete, desde el año 2005.

Si bien, la sentencia aún no es firme y tanto el Ayuntamiento de Coca como Asier Doval, disponen de cinco días para recurrirla.

 

La agrupación quiere que Asier Doval siga siendo el director. / Nerea Llorente

Por su parte, los componentes de la Banda Municipal de Música han mostrado, en todo momento, su apoyo al director. Desde la agrupación aseguran que “nos alegramos mucho por Asier, de que por fin se hayan reconocido los derechos de nuestro director y esperamos que pueda seguir ejerciendo su labor junto a nosotros muchos años más”. La no continuidad de Doval como director de la banda provocaría la marcha de muchos de los componentes, ya que lo consideran una “injusticia porque desde que Asier dirige la banda, el crecimiento musical y personal ha sido paulatino hasta conseguir lo que somos ahora: hemos cambiado el concepto tradicional del concierto navideño, innovando cada año -desde un enfoque más rockero, hasta colaborar con el Mester de Juglaría o una puesta en escena con bailarines profesionales-”.

La agrupación desea retomar sus ensayos en el mes de julio de cara a los potenciales conciertos de este verano, así como para preparar el futuro concierto navideño. “La banda de Coca quiere continuar con Asier, está haciendo una labor excepcional con nosotros. Esperemos que los políticos de nuestro pueblo nos escuchen y sepan reconocer el compromiso de Asier para que pueda continuar en la banda muchos años más. Lo ha reconocido un juez, ya no hay excusas”, destaca en nombre todo el colectivo Sara Esteban, presidenta de la Banda Municipal.

El Ayuntamiento, por su parte, no quiere hacer declaraciones al respecto hasta reunirse a lo largo de la semana  con su abogado. “Queremos ver las posibilidades que hay, si hay que acatar la sentencia así lo haremos, pero hasta que no hablemos con nuestro abogado no podemos decir mucho más”, declara Mariano Herrero, alcalde de Coca. La resolución de dicha sentencia se llevará al pleno el próximo viernes 26 de junio, donde se tomará una decisión consensuada entre todos los grupos municipales.